REUNIÓN DE LA CEP Y AEDEZA

Reivindican suelo industrial y mejoras en las infraestructuras para la comarca del Deza

Los presidentes de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) y de la Asociación de Empresarios del Deza (AEDeza), Jorge Cebreiros y Antonio Lamas, respectivamente, reivindicaron este lunes la necesidad de suelo industrial y buenas infraestructuras para la comarca del Deza.

Reivindican suelo industrial y mejoras en las infraestructuras para la comarca del Deza
Comité directivo de la CEP celebrado este lunes en el Pazo de Bendoiro, Lalín.
Comité directivo de la CEP celebrado este lunes en el Pazo de Bendoiro, Lalín.

“El Deza es un ejemplo del importante déficit de suelo industrial que sufre la provincia. Tenemos un déficit importante de suelo industrial adaptado a las necesidades de las empresas. Como consecuencia, desgraciadamente los proyectos empresariales que se encuentran con esta limitación se van a provincias o comunidades autónomas colindantes, o al Norte de Portugal, que es un serio competidor en captación de inversiones para Pontevedra”, expuso Jorge Cebreiros, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) en la rueda de prensa celebrada en el Pazo de Bendoiro tras la reunión del comité directivo de la Confederación..

Cebreiros aseguró que los empresarios lo que necesitan es invertir en un tiempo razonable, y en condiciones competitivas con el entorno, por lo que animó a las administraciones públicas a sumar esfuerzos por favorecer la implantación de empresas y superar la competencia lusa. “Los tiempos no pueden ser siderales. Los empresarios resolvemos situaciones semana a semana, pagamos nóminas mes a mes, no podemos esperar años a que se resuelvan nuestras necesidades inmediatas, porque nuestro ritmo es diferente”, resumió.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresarios del Deza (AEDeza), Antonio Lamas, aseguró que la demanda de suelo industrial es real en la comarca del Deza y que a pesar de haber naves industriales disponibles, rara vez sus características coinciden con las necesidades de las empresas que buscan suelo industrial para instalarse en la zona. “Se demanda suelo barato y extensiones grandes. No podemos esperar a que el ciclo económico vuelva a cambiar para ofertar suelo”, indicó, al tiempo que solicitó el inicio de la 4ª fase del Polígono Industrial Lalín 2000, que ya tiene mucho avanzado porque ya tiene la logística resuelta.

En relación a cuál de los polígonos industriales de la comarca urge más ampliar, explicaron que lo más importante no es el precio, sino el tiempo de entrega y las condiciones, por lo que mencionó la necesidad de valorar no sólo el precio del terreno, sino las deducciones fiscales o la posibilidad de instalarse rápido y en un entorno logísticamente preparado. “No queremos trasladar que se trata de que queramos suelo barato. Queremos condiciones competitivas. Si tenemos suelo y buenas comunicaciones, la inversión llega. Hay que dar facilidades y poner terreno a disposición de los proyectos. Y ahora mismo no lo hay”, explicó el presidente de la CEP.

Peajes

En otro orden de ideas, el presidente de AEDeza subrayó el precio prohibitivo de la AG-53 de Lalín a Santiago de Compostela (alrededor de 6 euros), mientras que el tramo entre la capital del Deza y Ourense es completamente gratuito. “Nuestro objetivo es que se rebaje este peaje, o que se reparta su importe entre los dos tramos. Pero no se le está buscando solución a esta reivindicación histórica, a pesar de que es una de las salidas naturales más importantes de la comarca”.

En el mismo orden de ideas, solicitó el apoyo de la Confederación para interesarse por el estado del proyecto de autovía desde el Deza a Guntín, que beneficiaría mucho a todo el sur de la provincia. “Si no se impulsan este tipo de proyectos, caen en el olvido. Se paralizó durante la crisis, como tantas otras iniciativas, por falta de presupuestos, y creemos que sería un error volver a esperar a que cambie el ciclo económico para reclamarla”.

Cebreiros comentó que desplazar el Comité Directivo a Lalín daba una idea muy clara de lo que suponía en términos logísticos, llegar desde Vigo a la capital dezana. “Fundamentalmente, al venir podemos percibir lo difícil que es llegar al interior de la provincia. No es fácil sumarse a las reivindicaciones lícitas de las diferentes comarcas si no tienes que recorrer 140 km, pagando dos de las autopistas más caras de España: desde Vigo hasta Santiago y de Santiago a Lalín. Y esta es la situación que viven todos los días los empresarios dezanos”, reflexionó.

El presidente de la CEP lamentó que Lalín y el área metropolitana de Vigo compartan el coste por kilómetro más caro de España, y recordó el impacto negativo en la competitividad de las empresas provocado por las obras en la A-55 y en la AP9, salidas naturales hacia el sur y hacia el oeste, respectivamente. “Esa infraestructura clave –el puente de Rande- que es nuestra conexión con el Norte de Galicia y también conecta éste con el Norte de Portugal es una autopista de peaje por la que se circula a 60 km/h y por un solo carril de ida y vuelta, aunque el peaje se paga completo”, denunció. Situación similar se da en la A55, agregó. “La salida hacia el sur lleva tres años en obras, con circulación limitada a 60 km/h, con estrechamiento de carriles y con seis radares en escasos 15 km”, señaló.

Cebreiros dijo con firmeza que el empresariado provincial no podía continuar soportando los costes en términos de peajes, tiempo y distancias, como consecuencia de obras o falta de alternativas. “Es un grave problema de competitividad para nuestras empresas. Pero también es un problema de estructuración de territorio. Y vamos a ser muy reivindicativos”.

Suministro eléctrico

Los microcortes de suministro eléctrico fueron otra de las reivindicaciones que el Comité Directivo de la CEP respaldó, a solicitud de AEDeza. Tal y como han traslado las empresas del Deza los cortes de electricidad se producen con mucha frecuencia y, cuando comenzaron a suceder, hace ya algunos meses, las empresas suministradoras ni siquiera daban aviso de que iban a realizarse. En la actualidad se siguen produciendo, aunque previamente les llega aviso.

“En cualquier caso, con el precio actual de kilovatio hora que pagamos las empresas por la energía eléctrica, con un incremento en las tarifas que ronda entre el 13 y el 15% anual, no se puede tolerar ni justificar que falle el suministro como norma, ya que el impacto en la producción es importante y el perjuicio en la competitividad de las empresas de la comarca, directo”, concluyó Cebreiros.

Comentarios
Reivindican suelo industrial y mejoras en las infraestructuras para la comarca del Deza