Buscar
20:15h. Lunes, 11 de Diciembre de 2017

PROYECTO ROTACIÓN

AIMEN y un consorcio de empresas gallegas buscan nuevas fórmulas de reparación para para aumentar la vida útil de los aerogeneradores

El centro tecnológico AIMEN participa en el proyecto ROTACIÓN, una iniciativa enmarcada en el programa Conecta Peme promovida y cofinanciada por la Xunta de Galicia, que busca desarrollar tecnologías innovadoras y flexibles para reparar componentes de gran tamaño en el sector energético.

Reparación mediante recargue láser.
Reparación mediante recargue láser.

En el consorcio del proyecto ROTACIÓN participan las empresas Siemens Gamesa como líder de proyecto y Acemetal, Tecdisma, Galventus y Galicia Pul-Tec.

Este proyecto, que ha presentado sus principales resultados en una jornada celebrada en las instalaciones de AIMEN en O Porriño, nace de la necesidad de ofrecer una solución a un problema que afecta a todos los parques eólicos a nivel mundial: minimizar los efectos que implican el desgaste y los fallos de los sistemas de transmisión de los aerogeneradores eólicos mediante técnicas de reparación rápidas, innovadoras y flexibles. Los componentes que forman los sistemas de transmisión sufren desgastes a partir de los 6 o7 años de su puesta en servicio y estos deben ser tratados de inmediato para que estos no se propaguen al resto de piezas del tren de potencia del aerogenerador. Estos fenómenos de desgaste son un factor limitante en la durabilidad de los aerogeneradores y sus efectos serán más críticos en los próximos años debido a la llegada a la madurez de los instalados en el momento de la expansión de esta energía en Europa y a la morfología de los nuevos molinos, que tienden a poseer rotores y turbinas de mayor tamaño y peso para generar mayor potencia.

En el marco del proyecto ROTACIÓN se han desarrollado nuevos procesos de reparación de grandes componentes del sistema de transmisión de turbinas eólicas basados en tecnología de recargue láser, mediante la aplicación de material de aporte en polvo, se ha investigado en la reparación de los componentes a través de resinas estructurales, diseñando un sistema automatizado de aplicación, el cual incluye sistemas de calefacción para garantizar la adecuada fluidez durante su aplicación y diferentes boquillas intercambiables en función del tamaño de la zona a reparar.

Utilizando estos dos procesos se han conseguido resultados muy positivos. Se ha logrado reducir los tiempos en las reparaciones recuperando componentes con ambas tecnologías, se han reparado piezas con ambas tecnologías, manteniendo las mismas propiedades del material base) y se ha creado un sistema de reparación fácilmente transportable que permite la aplicación in situ de las resinas estructurales. Todas las soluciones podrán aplicarse a gran escala a mediados de 2018.