Sería una posible solución a los impagos

La industria auxiliar vería con buenos ojos la entrada de capital en Barreras a través de la SEPI

Las industrias auxiliares coordinadas por Asime e integradas en la sociedad mercantil Uninaval valoran positivamente la posible entrada de capital en el Astillero H.J. Barreras a través de la SEPI.
La industria auxiliar vería con buenos ojos la entrada de capital en Barreras a través de la SEPI
Crucero en construcción en el astillero Barreras.
Uninaval tiene pendiente recibir garantías de cobro por parte de Barreras del restante 50% de la deuda inicial por la construcción del Evrima.

Tal y como se ha anunciado a respecto de la posible financiación al astillero Barreras a través de fondos de solvencia habilitados por la Comisión Europea, desde Unival consideran que se trataría de "una operación razonable, cualquier solución en esa línea es positiva siempre que esas aportaciones se destinen a paliar la precaria situación en la que se encuentran las empresas auxiliares, que están soportando una deuda ingente que, de no liquidarse en un breve plazo, abocará a la desaparición de varias de las empresas afectadas”.

Uninaval recuerda que están pendientes de recibir garantías de cobro del restante 50% de la deuda inicial por la construcción del crucero Evrima, tal como se comprometió el astillero en el acuerdo firmado, puesto que la prenda que finalmente han ofrecido no es sobre el objeto que habían comprometido cuando se negoció y se considera una garantía insuficiente. Así mismo, destacan que no se ha cobrado nada de los proyectos Havila y Armas, por lo que la deuda total acumulada asciende a más 20 millones de euros.

Por ello, 18 empresas están tramitando demandas judiciales para reclamar el cobro de las cantidades debidas, un procedimiento que, declaran, “entra dentro de la normalidad empresarial ante esta situación y con el que continuaremos mientras no tengamos garantías fehacientes de pago de la deuda, algo que esperamos llegue pronto con una operación de inyección de liquidez por parte de la SEPI o con cualquier otra vía de índole privada”.

Asime y Uninaval han destacado así mismo en tono positivo la coordinación de las administraciones autonómica y central en este posible proceso de inyección pública, que ven “razonable, teniendo en cuenta que el fondo de solvencia ya se ha utilizado en otros países competidores directos de la industria naval gallega, como son Alemania u Holanda”, aunque destacan también otras posibles vías de inyección económica como la aportación de capital por parte de los propios accionistas.

La prioridad para Asime y Uninaval es “encontrar una solución a esta situación que está afectando de lleno a la industria auxiliar debido a los problemas que se arrastraban en relación al astillero Barreras y que ahora se han agravado con la llegada del covid-19 por la dificultad para cerrar nuevos contratos en el actual entorno de inestabilidad internacional”.

Comentarios
La industria auxiliar vería con buenos ojos la entrada de capital en Barreras a través de la SEPI