Imprimir

Red Localis analiza la solvencia financiera de los siete grandes concellos

Redacción Economía en Galicia | 02 de diciembre de 2019

Ranking de los concellos gallegos por indicadores de solvencia financiera (2017)./R.LOCALIS.
Ranking de los concellos gallegos por indicadores de solvencia financiera (2017)./R.LOCALIS.
La Red Localis ha presentado su duodécima nota del Observatorio Municipal de Galicia, dedicada a analizar la solvencia financiera de los siete grandes ayuntamientos de la Comunidad. 

El estudio destaca el caso del ayuntamiento de Vigo como ejemplo de solvencia financiera y los problemas económicos-financieros que supone tener presupuestos prorrogados, como ocurre en el ayuntamiento de Ourense.

Para analizar la solvencia financiera de los concellos gallegos, los expertos de Red Localis se han basado en varios indicadores. El primero de ellos es el indicador de superávit/déficit (la diferencia entre los ingresos no financieros menos los gastos no financieros). Si es negativo, significa que la entidad local no pudo financiar el total de gastos comprometidos con impuestos municipales, tasas, contribuciones especiales y precios públicos, participación en los ingresos del estado, subvenciones e ingresos patrimoniales (ingresos ordinarios), teniendo que recurrir al endeudamiento (ingresos extraordinarios).

La capacidad financiera de los ayuntamientos gallegos en 2017 (último ejercicio con datos liquidados), medida como la diferencia entre los ingresos y gastos no financieros, oscila entre los 307,6 euros de la ciudad de Ourense y los 69,38 euros de Pontevedra. Sin duda, la existencia de esta elevada cifra en el ayuntamiento de la capital orensana se debe a los problemas que ha tenido para aprobar un presupuesto. Tanto es así, que es el único municipio de toda España que cuenta todavía con un presupuesto prorrogado desde 2014. 

En cuanto a la evolución desde 2011, salvo el caso del ayuntamiento de Santiago de Compostela, que mostraba un superávit de 227,3 euros per cápita en ese año, en el resto de casos, el indicador de capacidad/necesidad financiera muestra un comportamiento cíclico, registrando déficits en momentos de recesión económica y superávit cuando mejoran las condiciones económicas. Esto resulta especialmente importante en 2017, donde se alcanzan los valores más elevados de toda la serie.

Remanente de tesorería

El segundo indicador que mide la solvencia financiera de las entidades locales es el remanente de tesorería. Esta magnitud permite determinar la capacidad económica que tienen las entidades para poder enfrentarse a las deudas al final  del ejercicio económico. Para ello se tiene en cuenta sus fondos líquidos (dinero en caja y bancos) y los derechos reconocidos pendientes de cobro, minorando el saldo anterior por los importes de las obligaciones pendientes de pago. Si el remanente de tesorería es positivo, puede ser utilizado por las entidades locales para financiar ciertas modificaciones presupuestarias, siempre que políticamente se consiga el apoyo del Pleno Municipal. Por el contrario, si el saldo del remanente de tesorería es negativo, debe ser recuperado en el ejercicio siguiente o bien el ayuntamiento tendrá que plantearse un plan financiero que permita su recuperación.  Este indicador oscila entre los 447,1 euros (en 2016) de Ourense y los 49,4 euros de Santiago de Compostela.

El tercer indicador es el importe de los pagos pendientes a proveedores. Santiago de Compostela (125,2 euros), Lugo (119,6 euros) y Ourense (102,7 euros) son las tres ciudades con los importes más elevados. La situación contraria se da en Vigo (45,4 euros) y Lugo (46,5 euros).

Deuda/ingresos corrientes

Como cuarto indicador Red Localis ha analizado el cociente entre la deuda y los ingresos corrientes, una ratio que permite conocer el número de veces que tendría que utilizarse los ingresos corrientes del ejercicio para hacer frente a la devolución de las deudas a medio y largo plazo pendientes al cierre del ejercicio, suponiendo que los ingresos corrientes (como impuestos directos, tasas o transferencias corrientes) se destinasen a este objetivo. Cuanto mayor sea esta ratio, mayor será el nivel de endeudamiento en relación a la capacidad de obtener ingresos por parte de la entidad local. Habitualmente, si el indicador es menor de 75% se suele considerar cumplido el objetivo de la deuda respecto a los ingresos corrientes.  El indicador oscila entre el 1% del ayuntamiento de Vigo y el 49% de Ferrol, lo que permite señalar el importante esfuerzo realizado por la ciudad olívica por mejorar sus niveles de solvencia. También resulta elevado este indicador para Santiago de Compostela (35%) y A Coruña (32%). 

Como quinto y último indicador Red Localis ha utilizado la ratio entre el remanente y el ingreso corriente, lo que permitirá conocer el peso del remanente entre la suma de la liquidación del presupuesto de ingresos ordinarios. Esta se sitúa entre el 44% (datos de 2016) de Ourense y el 5%(en 2016) de Santiago de Compostela.

Análisis concello por concello

Según el estudio que realiza la Red Localis a través de su Observatorio Municipal de Galicia, el ayuntamiento de Vigo es el que tienen menor importe de pagos pendientes per cápita y deuda entre ingreso corriente y de los que mayor remanente de tesorería per cápita y menor capacidad de financiación per cápita.

El ayuntamiento de A Coruña se encuentra en el grupo de municipios con menor remanente de tesorería per cápita y menor remanente de tesorería entre ingreso corriente, situándose en una posición intermedia en capacidad de financiación, importe de pagos pendiente per cápita y deuda entre ingresos corrientes.

El concello de Ourense, por su parte, es el que presenta una mayor capacidad de financiación per cápita, remanente de tesorería per cápita y remanente por ingresos corrientes, aunque también se sitúa en el grupo de los que mayor importe tienen de pagos pendientes per cápita.

Lugo se encuentra en una posición intermedia en capacidad de financiación per cápita, remanente de tesorería per cápita, deuda entre ingresos corrientes y remanente de tesorería entre ingresos corriente. Destaca especialmente por el elevado importe de pagos pendientes per cápita.

El concello de Santiago es el que tiene un menor remanente de tesorería per cápita y remanente entre ingresos corrientes. Además, es el que tiene un mayor importe de pagos pendientes per cápita y uno de los que más tiene en el cociente entre deuda e ingresos corrientes.

El ayuntamiento de Pontevedra es el que tiene una menor capacidad de financiación per cápita, situándose en una posición intermedia en el resto de indicadores.

Finalmente, el ayuntamiento de Ferrol es de los que presenta una mayor capacidad de financiación per cápita, remanente de tesorería per cápita, deuda entre ingreso corriente y remanente entre ingresos corrientes.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/informes/red-localis-analiza-solvencia-financiera-grandes-concellos/20191202181645012630.html


© 2019 Economía en Galicia

Contacto: [email protected] - [email protected]  

Aviso legal