El centro aporta tecnología para la seguridad de la infraestructura

Un software de Gradiant ayudará a vigilar la línea de alta velocidad a La Meca

Un software desarrollado por el centro tecnológico Gradiant e ayudará a vigilar la línea ferroviaria de alta velocidad entre La Meca y Medina (Arabia Saudí) hasta el 2031 con su tecnología de videoanálisis.
Un software de Gradiant ayudará a vigilar la línea de alta velocidad a La Meca
La tecnología de Gradiant analiza en tiempo real las imágenes de cámaras infrarrojas térmicas instaladas en los 453 km de la línea./Consorcio Español Alta Velocidad Meca Medina.
La tecnología de Gradiant analiza en tiempo real las imágenes de cámaras infrarrojas térmicas instaladas en los 453 km de la línea./Consorcio Español Alta Velocidad Meca Medina.

La tecnología de Gradiant, que se integra en el sistema de seguridad desarrollado por Indra, socio tecnológico del proyecto Haramain (la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina), analiza las imágenes que recogen las cámaras infrarrojas térmicas desplegadas a lo largo de los 453 kilómetros de la vía entre las dos ciudades sagradas para el Islam.

La vigilancia se vertebra a partir de un sistema de inteligencia artificial (IA) y visión por computador (Computer Vision, en inglés), desarrollado por Gradiant, que procesa automáticamente las imágenes y envía de forma inmediata una señal de alerta al centro de control en caso de cualquier incidencia en la vía.  Este sistema detecta y avisa, por ejemplo, sobre la presencia de vehículos, personas o animales que se acercan a la infraestructura ferroviaria.

Gradiant trabaja en el desarrollo de este proyecto desde 2019 y en el mismo han participado un equipo de 10 expertos integrado por ingenieros en telecomunicación, informáticos y físicos. A finales de 2020 concluyó satisfactoriamente la primera fase de validación del sistema. En los próximos meses finalizará la instalación completa.

Las condiciones extremas del desierto, con temperaturas que alcanzan los 50º centígrados y constantes tormentas de arena, requieren una tecnología fiable y robusta, que asegure su funcionamiento, tanto por el día como por la noche y ante cualquier inclemencia meteorológica.

Construida por el consorcio hispano-saudí Al Shoula, la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina es la primera infraestructura de estas características que opera en un entorno desértico.Como socio tecnológico del proyecto, Indra es la compañía responsable de los centros de control (sistemas de ayuda a la gestión y operación ferroviaria y sistemas de gestión del consorcio), las comunicaciones (fijas y móviles), la seguridad (CCTV, control de accesos y detección de incendios), el sistema de información a viajeros, sistemas de gestión de reserva y venta de billetes.

Desde su puesta en servicio el 11 de octubre de 2018 hasta el pasado mes de septiembre, la línea ha sido utilizada por más de 1,5 millones de pasajeros. El porcentaje medio de puntualidad supera el 95%. Alcanza una velocidad comercial de 300 km por hora.

Proyectos innovadores en más de 30 países

La tecnología de videoanálisis de Gradiant se aplica en diferentes escenarios de vigilancia y monitorización en espacios abiertos, tales como el control de aforos en las playas o en el seguimiento de aves en las proximidades de los parques eólicos. Las soluciones innovadoras del centro tecnológico gallego ya han sido implementadas en más de 370 empresas de 30 países diferentes.

Comentarios
Un software de Gradiant ayudará a vigilar la línea de alta velocidad a La Meca