La IMD registró la cifra más baja desde que se completó el trazado

La AP-9 redujo tráficos, facturación y beneficios en 2020

Autopistas del Atlántico SA (Audasa)  facturó el año pasado 127,9 millones de euros, un 16,6 % menos que en 2019, en un ejercicio marcado por las restricciones a la movilidad derivadas de la pandemia y la sentencia judicial que restablecía el sistema de peaje en sombra de 2006.
La AP-9 redujo tráficos, facturación y beneficios en 2020
Tráfico en la AP-9 durante el confinamiento en la primavera de 2020. /M.RIOPA.
Tráfico en la AP-9 durante el confinamiento en la primavera de 2020. /M.RIOPA.

Durante 2020 el tráfico de la AP-9 disminuyó en un 28,1%, alcanzando su mínimo histórico en el mes de abril, durante el confinamiento domiciliario, con una media de 5.440 vehículos diarios. La intensidad media diaria (IMD) de la autopista, incluyendo los tramos de peaje y gratuitos, descendió hasta los 17.546 vehículos/día, la más baja desde que se completó en 2004 su trazado entre Ferrol y Tui.

Además de la reducción de la movilidad en la Autopista del Atlántico por la pandemia, el otro hito que ha influido en los resultados de Audasa, ha sido la sentencia de febrero de 2020 del Tribunal Supremo que decretó la nulidad del Real Decreto 803/2017 que regulaba el abono a la concesionaria de los recorridos libres de peaje para los usuarios de los tramos A Coruña-A Barcala y Vigo-O Morrazo, restableció la vigencia del Real Decreto 633/2006 y reconoció el derecho de Audasa a que se le resarzan los perjuicios causados por la implantación en 2017 del nuevo sistema de retribución del peaje en sombra. Como consecuencia de este fallo judicial, los ingresos de peaje se incrementaron de forma extraordinaria en 2020 en 16,6 millones de euros (11,5 millones de euros corresponden a julio de 2017-diciembre 2019 y 5,1 millones de euros al ejercicio 2020). De no considerar dichos ingresos extraordinarios, el beneficio de la concesionaria hubiera disminuido un 48,9%, en relación a 2019. De esta forma solo lo han hecho un 20,3 %, ascendiendo a 33,7 millones de euros.

El grupo Itínere, del que forma parte Audasa, ha destinado íntegramente los dividendos de la concesionaria gallega en 2020 a reducir el endeudamiento derivado de la adquisición al Estado español de la Empresa Nacional de Autopistas SA (privatizada en 2003 por importe de 1.622 millones de euros). Desde 2003, año en que la concesión está en manos de Itínere, la compañía no ha distribuido ningún dividendo a sus accionistas.

 

Comentarios
La AP-9 redujo tráficos, facturación y beneficios en 2020