Consideran que la empresa actuó de "mala fe"

Decepción de Gobierno y Xunta por la "intransigencia" de Alcoa que impide la venta de San Cibrao

Los Gobiernos central y autonómico consideran que Alcoa ha actuado con "mala fe" en las negociaciones de venta de su planta de San Cibrao a británico Liberty House, rechazando todas las ofertas del grupo británico y también del propio Gobierno.
Decepción de Gobierno y Xunta por la "intransigencia" de Alcoa que impide la venta de San Cibrao
Una de las últimas protestas de trabajadores de Alcoa San Cibrao./CIG.
Una de las últimas protestas de trabajadores de Alcoa San Cibrao./CIG.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, han expresado al comité de empresa de Alcoa su decepción ante lo que consideran "mala fe" de la multinacional estadounidense, que decidió romper las negociaciones para vender a la británica Liberty House apenas una hora antes de que finalizara el plazo establecido para llegar a un acuerdo (este domingo 27 de septiembre).

Según resaltan en un comunicado conjunto Xunta y Ministerio de Industria, Alcoa "ha rechazado sistemáticamente todas las ofertas que se han puesto sobre la mesa en las últimas semanas", tanto desde el comprador interesado, Liberty House, como del propio Gobierno "que estaba dispuesto a comprar temporalmente la planta a través de la SEPI, para venderla inmediatamente a continuación a los británicos de Liberty". Esta última posibilidad surgió a raíz de que Alcoa rompiera las negociaciones directas con Liberty el pasado martes 22. Se trataba de una operación "novedosa e impecable", que cumplía "todos los requisitos legales", tanto españoles como a nivel comunitario.

Ambas administraciones han mantenido desde el principio que sí es posible alcanzar un acuerdo que dé continuidad a la producción de aluminio primario en la planta de A Mariña y a los puestos de trabajo. "No existen argumentos que puedan justificar una decisión que perjudica a todas las partes, especialmente a los trabajadores y  trabajadoras de Alcoa San Cibrao y de la industria auxiliar", reza el comunicado conjunto de Industria y Xunta. 

Gobierno y Xunta, señala el comunicado, "seguirán trabajando para llegar a un acuerdo que garantice los puestos de trabajo y las capacidades productivas de la planta, con el objetivo de que no se pare la producción".

La no venta aboca a los 534 trabajadores de la planta de San Cibrao al despido colectivo. Alcoa y comité de empresa tenían pendiente reunirse este 28 de septiembre con el propósito de finalizar el periodo de consultas del ERE.

Otras decisiones

En un segundo comunicado conjunto con la Xunta remitido a los medios en la misma jornada de lunes, el vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, lamentó la actitud de Alcoa de abandonar la negociación de forma unilateral. Por este motivo, le ha pedido que reconsidere su posición y acepte una ampliación del periodo de consultas: “Galicia y la comarca de A Mariña de Lugo no se merecen este trato por parte de la empresa”.

Por su parte, el Gobierno central considera, en todo caso, que esto no es el final del camino ni se tuerce el brazo a ninguna administración. A la espera de la negociación laboral, “se abre ahora otro escenario donde se tomarán otro tipo de decisiones menos amistosas”, según avanzó el secretario general de Industria y PymeRaül Blanco. En los próximos días se analizarán dichas medidas con el objetivo de que no se pare la planta en ningún caso.

Comentarios
Decepción de Gobierno y Xunta por la "intransigencia" de Alcoa que impide la venta de San Cibrao