La Xunta insiste en la necesidad de un precio eléctrico competitivo para reactivar la planta

Una comisión revisará mensualmente el cumplimiento de los compromisos de Alcoa

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, participó este jueves en Santiago de Compostela en la primera reunión de la comisión de seguimiento del acuerdo de Alcoa, después de que el 70% de los trabajadores de San Cibrao aceptaran este martes parar las cubas de electrólisis los próximos dos años.

Una comisión revisará mensualmente el cumplimiento de los compromisos de Alcoa
La ministra Reyes Maroto y el vicepresidente económico de la Xunta Francisco Conde, en la reunión de seguimiento del acuerdo de Alcoa.
La ministra de Industria, Reyes Maroto, y el vicepresidente económico de la Xunta Francisco Conde, en la reunión de seguimiento del acuerdo de Alcoa./C.PAZ.

Al encuentro, en el que se evalúo el futuro de la factoría de aluminio primario de Alcoa en A Mariña, también asistieron el vicepresidente económico de la Xunta y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, y representantes de Alcoa y de los trabajadores. Esta comisión revisará mensualmente el cumplimiento de la propuesta de la multinacional estadounidense, que se ha comprometido a invertir 103 millones de dolares para la viabilidad futura y el crecimiento de la planta, garantizar el empleo y un nuevo convenio con vigencia de 6 años y alcanzar preacuerdos de suministro eléctrico que garanticen un precio competitivo.

A este respecto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ofrecía a los trabajadores de Alcoa San Cibrao su compromiso para garantizar lo acordado. "Empieza una nueva etapa en el complejo de Alcoa en Lugo y todos tenemos la responsabilidad de generar confianza y certidumbre para el futuro. Mi reconocimiento a los trabajadores, su resistencia ha permitido mantener los empleos", declaraba en su perfil de Twitter.

Según recordó el Ministerio de Industria este miércoles en un comunicado, en los últimos días el Ministerio había puesto disposición de Alcoa un conjunto de ayudas publicas para garantizar la viabilidad de la planta de San Cibrao para financiar inversiones que contribuyan a la descarbonizacion de los procesos industriales, como la fabricación de aluminio, asi como garantizar un marco energético competitivo. Así lo recoge también la propuesta de la empresa, que habla de “solicitar subvenciones que puedan ofrecer las administraciones públicas en materia de inversiones”. Además con la decision de Alcoa de continuar en A Mariña, la empresa tendrá acceso a todas las ayudas del Estatuto del Consumidor Electrointensivo.

Medidas para ofrecer un precio eléctrico competitivo

Sin embargo, el representante de la Xunta se mostraba más escéptico con respecto al acuerdo. Francisco Conde subrayó que Galicia y A Mariña precisan un compromiso claro por parte del Gobierno y de Alcoa para que se reactive lo antes posible la planta de San Cibrao, porque esa tiene que ser la máxima prioridad: “Si es en 2022, mejor que en 2024”, afirmó el vicepresidente económico del Gobierno gallego. Conde aseguró que esta reunión deja una imagen para la reflexión, porque es “una mala noticia” que la única planta en España que produce aluminio primario pare su producción; “algo que ni trabajadores ni Xunta queremos”, dijo, y que atribuyó a la incapacidad del Gobierno central para fijar un precio eléctrico competitivo que garantice el futuro de Alcoa San Cibrao.

Aunque el acuerdo adoptado entre empresa y trabajadores recoge iniciativas concretas en materia de inversiones en la factoría y en el ámbito laboral, el vicepresidente económico recordó que a nivel energético “no genera confianza” y lo único que hace es “posponer la solución”, que no es definitiva. Por todo ello, la Xunta considera necesario que el Gobierno se siente con Alcoa para gestionar una PPA (un acuerdo de compraventa de energía a largo plazo) y las medidas adicionales precisas para contar con un precio eléctrico competitivo y poder reactivar la planta.

Y, para eso, Conde señaló que en futuras reuniones de la comisión de seguimiento debería estar presente también el Ministerio para la Transición Ecológica. En primer lugar, por ser responsable de establecer un marco regulatorio que pueda acompañar las necesidades de la industria electrointensiva. Y, en segundo lugar, apuntó el conselleiro, porque gran parte de los parque eólicos que podrían dar cobertura energética a Alcoa son parques que tendrán que ser tramitados necesariamente por el Gobierno por ser de más de 50MW.

Finalmente, el vicepresidente económico de la Xunta demandó también “una implicación real” del Ministerio de Industria y de Alcoa en la resolución del conflicto de Alu Ibérica. “No sería razonable pensar que el Gobierno de España se está sentando con Alcoa para buscar una solución parcial para la planta de San Cibrao cuando hay otra planta como es Alu ibérica que está directamente vinculada con su política energética”, dijo Conde, quien pidió una reunión entre todas las partes que permita “trabajar en paralelo” en una solución para la planta de A Coruña.
Comentarios
Una comisión revisará mensualmente el cumplimiento de los compromisos de Alcoa