Primera unidad mixta de investigación especializada en aviones no tripulados

El Instituto Tecnológico de Galicia y la empresa SDLE desarrollan un dron con mayor autonomía de vuelo

El Instituto Tecnológico de Galicia y la empresa Star Defence Logistincs & Engineering (SDLE) han presentado este jueves los avances de la UMI FASTFly (Full Autonomous Systems for UAS), la única unidad mixta de investigación que, impulsada por la Xunta de Galicia, está especializada en aeronaves no tripuladas.

El Instituto Tecnológico de Galicia y la empresa SDLE desarrollan un dron con mayor autonomía de vuelo
Eduardo Faro y Analía López, junto al prototipo de dron Zarek V2.
Eduardo Faro y Analía López, junto al prototipo de dron Zarek V2.

En el acto, al que acudieron cerca de un cetenar personas, participaron Patricia Argerey, directora de la Axencia Galega de Innovación (Gain); Carlos Calvo, director del Instituto tecnológico de Galicia (ITG); Eduardo Faro, director de la división de UAV civiles de SDLE y Analía López, directora de Sensórica y Comunicaciones de ITG.

Como resultado de esta alianza, ya está operativo el dron modelo Zarek V2, que será gestionado de forma inteligente y tendrá una autonomía desconocida hasta ahora. Más horas de vuelo, transmitiendo más información y con mayor independencia del piloto. El proyecto tiene un plan de desarrollo hasta 2020 y un presupuesto de 2 millones de euros. Cuenta con un equipo de trabajo de doce investigadores y se prevé que pueda generar cinco empleos de nueva creación.

Mayor autonomía

La I+D+i que el Instituto Tecnológico de Galicia se centra en dotar a los drones de mayor autonomía respecto a la ofrecida por las soluciones comerciales actuales. De esta forma, el aparato podrá volar en escenarios civiles donde las distancias son mayores y donde las operaciones son más complejas y/o repetitivas. La tecnología en la que trabaja ITG permitirá vuelos más allá de la línea de vista del piloto y con menor necesidad de intervención humana, por lo que se reducirán los costes operativos.

Según Carlos Calvo, director general de ITG, “como centro tecnológico gallego, tenemos el firme compromiso de trabajar en el desarrollo de soluciones que ayuden a aumentar la competitividad del sector de las aeronaves no tripuladas en Galicia. Esta UMI es un claro ejemplo de la importancia de la colaboración entre Administración, nuestro centros tecnológico y una empresa de referencia como SDLE, para alcanzar soluciones innovadoras que sitúen a Galicia como referente en el sector”.

Patricia Argerey Vilar, directora de la Axencia Galega de Innovación, destacó que esta iniciativa está alineada con dos programas clave de la Xunta de Galicia: el programa de Unidades Mixtas de Investigación, que tiene como objetivo impulsar colaboraciones estratégicas entre empresas y centros de conocimiento en áreas de innovación identificadas como prioritarias por la Estrategia de Especialización Inteligente de Galicia (RIS3) y el polo aeronáutico de Galicia, que aspira a convertir nuestra Comunidad en un referente internacional en el segmento de los aviones no tripulados para uso civil. Argerey apuntó que "gracias a iniciativas como esta, Galicia se está situando a la vanguardia en un ámbito de gran proyección de futuro, como el de los aviones no tripulados, y contribuyendo a transformar nuestra economía en una economía fundamentada en el conocimiento y la innovación".

ITG colabora, además, en la definición de un nuevo marco regulatorio que contemple vuelos autónomos y su integración en el espacio aéreo. "FASTFly contempla la evolución de la normativa hacia escenarios más flexibles para la integración segura del tráfico de drones en el espacio aéreo. Nos referimos al concepto de UTM o U-Space, que está siendo definido a nivel europeo y que supondrá un importante acelerador del mercado”, explicó Analía López.

Desarrollo técnico

La empresa SDLE se encarga, por su parte, del diseño, desarrollo técnico y construcción del aparato de ala fija (con forma de avión) que, con un peso de 25 kg, tendrá una autonomía de más de nueve horas y una velocidad de crucero de 100 Km/h, pudiendo volar a altitudes mayores que sus competidores de este segmento.

Gracias a los desarrollos en las comunicaciones que han sido incorporados en esta aeronave, podrá ser pilotada desde un centro de mando remoto o desde una estación de control sobre el terreno.

El Zarek V2 es además capaz de despegar y aterrizar de forma vertical, pudiendo acceder a ubicaciones de difícil acceso u orografía. De este modo, el UAV cumple los requisitos para operar en entornos de emergencias, vigilancia de costas y todo tipo de misiones de seguridad en espacios donde no hay infraestructura para aviones no tripulados que requieren de pista para su despegue y aterrizaje.

Eduardo Faro señaló que “estamos orgullosos de ser parte de la primera UMI que se ha puesto en marcha en Galicia especializada en el desarrollo de UAV. Además, no estamos hablando de fabricación de drones sin más, sino de UAV para uso profesional en espacio civil con las más altas prestaciones del mercado”.

El Zarek V2 es un modelo fabricado íntegramente en España por SDLE. Hasta 2020 irá incorporando en sus siguientes versiones nuevas tecnologías desarrolladas con ITG. “La colaboración con ITG nos va a permitir acercarnos más rápidamente a nuestro objetivo de ser los mejores fabricantes de drones para largas distancias. Estamos equipando nuestro UAV con motor de inyección y con tecnología de inteligencia artificial que permitirá hacerlo más autónomo y por tanto más eficaz y seguro en cada operación”, añadió Faro.

 

 

Comentarios
El Instituto Tecnológico de Galicia y la empresa SDLE desarrollan un dron con mayor autonomía de vuelo