CONCLUSIONES DEL FORO TECNOLÓGICO

Galicia está bien situada para afrontar los desafíos de la revolución tecnológica

Medio centenar de expertos han participado este martes en Santiago en un Foro Tecnológico, convocado por el Foro Económico de Galicia para trasladar la importancia de la implantación de tecnologías en las empresas y entidades públicas.
Galicia está bien situada para afrontar los desafíos de la revolución tecnológica
Participantes en el Foro Tecnológico celebrado en Santiago.
Participantes en el Foro Tecnológico celebrado en Santiago.

A lo largo de la jornada se ha expuesto cómo la incorporación de nuevas herramientas tecnológicas permitirá a las empresas mejorar la calidad de sus productos y servicios, sus procesos de producción o gestión, incluso sus modelos de negocio, siempre que la incorporación de estas tecnologías, además de la reducción de costes, implique introducir la cultura de la innovación entre sus equipos.

En este Foro Tecnológico se ha concluido que Galicia es una de las comunidades mejor situadas para afrontar los desafíos de la revolución tecnológica. Cuenta con numerosos investigadores en la materia, un centro de I+D específico, el CITIUS y tiene una red de centros tecnológicos con dilatada experiencia en la integración de soluciones basadas en las tecnologías inteligentes. Además, Galicia dispone de un tejido productivo sensible al valor estratégico que suponen estas herramientas, aunque también es cierto que aún debe dar pasos adelante. La administración autonómica también comienza a dar tomar medidas importantes si bien debe acelerar el ritmo de implantación tecnológica.

Uno de los aspectos más polémicos abordados en este Foro Tecnológico es el impacto de la inteligencia artificial en la creación y destrucción de puestos de trabajo. Senéen Barro, uno de los directores de este foro y catedrático de Computación e Inteligencia Artificial de la USC, considera que “sin duda la automatización inteligente va a eliminar puestos de trabajo y al tiempo va a crear otros. El problema es que quienes pierdan su empleo debido a la automatización no serán en general las personas que asumirán los nuevos puestos de trabajo creados al hilo de las TIC y, en particular, de las Tecnologías Inteligentes”.

El impacto en el empleo

Son muchos los informes y estudios que existen en la materia, pero por ahora ninguno de ellos parece ser concluyente. El Foro Económico Mundial estima que de aquí al 2022, es decir en los próximos dos años, se eliminarán unos 75 millones de empleos, pero de igual manera también anuncia que se crearán más de 130 millones de la mano de las tecnologías inteligentes.

El impacto en el empleo parece evidente, pero es la economía en su conjunto la que se enfrenta a grandes cambios. Para Galicia los retos pueden clasificarse en tres. El primero, educativo, ya que es necesario preparar perfiles profesionales especializados en torno a las tecnologías Inteligentes. El segundo, el desarrollo de políticas públicas que incentiven el I+D+i y, al mismo tiempo, será necesaria una red de protección social para quienes queden excluidos del mercado laboral. Y por último, la necesaria adaptación por parte de las empresas a las tecnologías inteligentes con el criterio de una apuesta por la innovación basada en la automatización y no en una simple reducción de costes. Es decir, no se trata, de sustituir trabajadores sino de aumentar su valor, aprovechando de las personas lo que nos hace diferentes de las máquinas.

Sector fintech

La ponencia de la tarde está dedicada al sector fintech, empresas tecnológicas especializadas en actividades financieras que aportan valor a la banca tradicional. La discusión pretende realizar un diagnóstico del sector en Galicia y valorar la viabilidad para configurar un polo fintech con el norte de Portugal. En este ámbito, Galicia es la quinta región por número de fintech creadas, 12, de las más de 300 que hay en España, que dan trabajo a unas 7.500 personas con perfiles muy especializados, como programadores, gestores o responsables de marketing digital.

Comentarios
Galicia está bien situada para afrontar los desafíos de la revolución tecnológica