Lamentan que la inversión en formar a cada universitario en ciencia sea rentabilizada por terceros países

El Colegio Oficial de Químicos de Galicia pide un “esfuerzo” a gobiernos, empresas y sindicatos para evitar el cierre de industrias

Los miembros de la junta directiva del Colegio Oficial de Químicos de Galicia (Colquiga) están preocupados por la situación de las nuevas generaciones de titulados universitarios en Galicia.

El Colegio Oficial de Químicos de Galicia pide un “esfuerzo” a gobiernos, empresas y sindicatos para evitar el cierre de industrias
A la derecha en la imagen, el decano del Colegio Oficial de Químicos de Galicia, Manuel Rodríguez Méndez.
A la derecha en la imagen, el decano del Colegio Oficial de Químicos de Galicia, Manuel Rodríguez Méndez.

El ente colegial que representa a los profesionales de la química de nuestra Comunidad, presentes en buena parte de los sectores productivos, lamenta que el mercado laboral gallego desaproveche la “considerable” inversión pública empleada en formar a cada titulado universitario en cada una de las tres universidades de la comunidad gallega en especialidades de ciencias. Una inversión que estiman en alrededor de 90.000 euros, entre la matrícula, coste del profesorado y material, entre otros gastos.

El Colegio Oficial de Químicos de Galicia, que preside Manuel Rodríguez Méndez, solicita a los gobiernos central y autonómico, a las organizaciones empresariales, a los líderes de las grandes compañías ubicadas en Galicia, y a las organizaciones sindicales que hagan un “esfuerzo” para aportar  
soluciones que eviten el cierre de empresas y potencien los sectores productivos
de Galicia. Colquiga cree que con un “crecimiento sostenido” de la economía gallega se evitaría la salida al exterior de las generaciones mejor formadas de jóvenes gallegos.

“2018 va a ser recordado como un año difícil para la industria gallega por el cierre de la planta química de Elnosa en Pontevedra, por el cierre de la factoría de Alcoa en A Coruña y por la incertidumbre sobre la situación de las plantas de Ferroatlántica en Galicia y de la factoría de Alcoa en la Mariña de Lugo”, destaca Manuel Rodríguez  Méndez, quien asegura que muchos profesionales químicos también se ven afectados por esta situación. “El cese de estas plantas implica el cierre de industrias auxiliares y genera una situación de inestabilidad para cientos de familias en Galicia”.

El decano de los profesionales químicos denuncia el “precario futuro” que se presenta “para nuestros jóvenes que se están formando en las tres universidades y que perciben que su destino más inmediato es idéntico al de muchas generaciones de gallegos: la emigración”. Manuel  
Rodríguez Méndez lamenta que terceros países e incluso otras comunidades autónomas “se beneficien y rentabilicen” la “considerable  
“inversión acometida en la formación de los jóvenes universitarios gallegos".

El Colegio Oficial de Químicos solicita para 2019 un pacto económico y social entre todos los actores ya citados para que Galicia “genere empresas sólidas, competitivas, sostenibles, seguras y respetuosas con el entorno” y que la comunidad autónoma sea capaz de ofrecer a las nuevas generaciones "un proyecto profesional con garantías y de futuro".

Comentarios
El Colegio Oficial de Químicos de Galicia pide un “esfuerzo” a gobiernos, empresas y sindicatos para evitar el cierre de industrias