Buscar
15:57h. Jueves, 18 de Enero de 2018

Las PYMES también necesitan migrar

Ante los últimos acontecimientos, son muchas las grandes empresas que han decidido su huida/salida de Cataluña. Al menos inicialmente en lo que se refiere a su sede social o domicilio fiscal (que no es la misma cosa); no vamos a entrar en lo que suponen estos conceptos, ya ampliamente tratado en los medios. 

La constante en el consumo es el cambio

Con los cambios en el mercado, en los usos y costumbres, en la tecnología, las formas de consumo sufren continuas transformaciones. El ciclo de los productos y servicios es tan rápido que obligan a una constante adaptación. La movilidad y la innovación son su tendencia.   

Digitalizar sí pero, ¿para qué?

Ya no se puede seguir ignorando la realidad: las empresas, sean del sector que sean, tengan el tamaño que tengan, tienen que incorporar la tecnología en su modelo de negocio para ser competitivas y adaptarse a las nuevas demandas de los clientes si quieren sobrevivir en el medio-largo plazo.

Las pymes tienen oportunidad entre los grandes

Hay cierto consenso en el mercado en afirmar que la crisis, entendiendo por este término la que se originó en 2008 y siguió afectando a la economía española durante muchos años, ha terminado para dar paso a la economía con la que viviremos en 2017, con un crecimiento esperado alrededor del 2,2%, especialmente gracias a las exportaciones y el turismo.

La reestructuración, un mecanismo de supervivencia para las empresas

Durante toda la crisis que comenzó a partir del 2006, muchas empresas han quebrado o han entrado en el temido concurso de acreedores. Otras han logrado sortear la crisis con decisiones acertadas y bien orientadas que han conseguido que superen el período de turbulencia económica e incluso, algunas han salido fortalecidas y más desarrolladas. Muchas de estas últimas empresas, grandes, medianas y pequeñas en el fondo han recurrido al mecanismo de reestructurar sus empresas.