Buscar
06:31h. Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

JORNADA SOBRE LA INDUSTRIA FORESTAL EN GALICIA

Grupo Colmeiro: “Tenemos una gran fuerza tractora para poder transformar el bosque en una gran industria”

La creación de polígonos agrarios y la aprobación de un Plan estratégico específico para la industria forestal son algunas de las ideas que se han puesto encima de la mesa en la jornada “Industria Forestal en Galicia: retos e oportunidades” celebrada este lunes en Ourense.

El director de la Asociación Forestal de Galicia, Francisco Dans, habló sobre silvicultura activa./P.L.
El director de la Asociación Forestal de Galicia, Francisco Dans, habló sobre silvicultura activa./P.L.

Organizada por el Grupo de Análisis y Debate Manuel Colmeiro con el apoyo de la Diputación de Ourense, la jornada “Industria Forestal en Galicia: retos e oportunidades” reunió a los principales agentes implicados en la industria forestal gallega, con el objetivo de realizar un diagnóstico de la situación actual del sector y avanzar en propuestas de cara a aprovechar las oportunidades que ofrece. La sesión fue inaugurada por el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, el vicepresidente de la Diputación de Ourense, Rosendo Fernández, y el vicepresidente y el coordinador de Grupo Colmeiro, Venancio Salcines y Luis Caramés, respectivamente.

De la importancia que el sector forestal tiene en Galicia dan buena cuenta las cifras aportadas por el conselleiro. En Galicia se corta la mitad de la madera de toda España y el sector aporta cerca del 2% del PIB gallego y genera el 2,3% del empleo de la Comunidad. Está compuesto por unas 3.000 empresas que dan soporte a 80.000 familias con una facturación anual de 2.000 millones de euros.

“Tenemos una gran fuerza tractora para poder transformar el bosque en una gran industria”, ha valorado a este respecto el vicepresidente de Grupo Colmeiro y profesor de Teoría Económica de la Universidad de A Coruña, Venancio Salcines, para quien el impulso al sector forestal serviría para contrarrestar el problema demográfico que sufre Galicia. “Si queremos paralizar esta sangría lo que tenemos es que convertir en sector industrial lo que el campo nos puede dar”, afirmó Salcines. De ahí la propuesta de Grupo Colmeiro de creación de polígonos agrarios e introducir el concepto de ‘madera certificada’; “tenemos que tener capacidad para crear más bosques, más grandes y en un tiempo más reducido”, indicó el profesor.

Con este mismo objetivo, el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, destacó que a través de la recientemente creada Axencia Galega da Industria Forestal se pondrán en marcha medidas “que permitan que o aproveitamento e a protección do monte se poidan impulsar tamén a través da xeración de valor engadido, de medidas de industria, orientadas á innovación, á formación, á modernización do tecido industrial; en definitiva, á mellora da xestión económica do monte para xerar valor, e que a través dunha xestión ordenada poidamos protexer o valor patrimonial que teñen os nosos montes”.

Un plan estratégico específico y un plan de formación

Así, Conde anunció que la Axencia Galega da Industria Forestal desarrollará en 2018 un Plan estratégico específico para la industria forestal, que permitirá identificar oportunidades desde el punto de vista de la innovación, el diseño y los nuevos materiales, incluyendo medidas concretas para incrementar el uso de la madera en sectores como la construcción.

Por otra parte, la Axencia diseñará un Plan de formación para mejorar la competitividad de los trabajadores de la cadena monte-industria, adaptado tanto a las necesidades de las explotaciones forestales como de la primera y segunda transformación.

Además, este impulso al monte gallego se complementa, añadió el titular de Economía,  con las medidas del Pacto Forestal propuesto por el Gobierno gallego, entre las que se incluyen la incorporación de parcelas de propietarios desconocidos al Banco de Terras; con iniciativas desde el punto de vista impositivo, como el plan de “impostos cero no rural” o incentivos fiscales a partir del próximo año para invertir en el rural o en sociedades forestales; y con el desarrollo normativo por parte de la Administración autonómica, como la Ley de Implantación empresarial, que simplificará la tramitación administrativa de las autorizaciones de talas. En este sentido, Conde avanzó también el desarrollo de una plataforma tecnológica que permitirá disponer de información geolocalizada para facilitar estas autorizaciones.