Elecciones EEUU: Cómo posicionarse en bolsa

En un mundo globalizado con economías interconectadas más que nunca, los mercados miran de cerca el comportamiento de EEUU, ya que la orientación política del nuevo presidente influirá de lleno en el corto y medio plazo. Los republicanos históricamente han seguido políticas más proteccionistas frente a los demócratas, más proactivos para abrirse al resto de economías.

Elecciones EEUU: Cómo posicionarse en bolsa
El tercer indicador para estimar qué candidato tiene más posibilidades en las elecciones de EEUU es la rentabilidad del S&P500.
El tercer indicador para estimar qué candidato tiene más posibilidades en las elecciones de EEUU es la rentabilidad del S&P500.

Estas decisiones incidirán de forma inmediata en variables como el dólar o la balanza comercial, entre otros, estimulando o asustando a los mercados.

Diferencias entre los candidatos a las elecciones

Empezando por las políticas fiscales, en los últimos 70 años los recortes en impuestos corporativos han sido la tendencia en EEUU y Trump los ha acentuado. Estos recortes han permitido que las compañías generen más beneficios y coticen ópticamente a un múltiplo sobre beneficios más atractivo.

En su discurso,Trump propone continuar este sistema fiscal regresivo con un tipo único para todos los grupos de ingresos, reducir los impuestos a la inversión, a las grandes empresas y al salario mínimo. Biden propone lo contrario.

Otra de las cuestiones que hacen temblar a la bolsa ha sido la guerra comercial de los últimos años de Trump con China, en concreto a las empresas con intereses en el gigante asiático.

Las energías renovables siguen también atentas estas elecciones, ya que Biden basa gran parte de su programa en la lucha contra el cambio climático y esta intenciónse refleja en la evolución del índice de renovables, que sube en paralelo a la intención de voto demócrata.

Las últimas diferencias son el gasto militar, que Joe Biden propone reducir, y la sanidad. Mientras que Trump propone reducir la presencia pública, potenciando la sanidad privada, Biden es un firme partidario de la seguridad social y el seguro médico universal.

¿Quién ganará? Análisis histórico de la probabilidad de victoria

Podemos utilizar ciertos indicadores para estimar qué candidato tiene mayores posibilidades.

El primero y mejor indicador son los ingresos personales después de impuestos e inflación, ya que si los ciudadanos perciben que su capacidad adquisitiva ha mejorado, tendrán incentivos para reelegir al candidato gobernante.Históricamente este indicador creció al 1,4% de enero a octubre cuando el presidente en funciones ganó.

En segundo lugar, las rentabilidades en las bolsas internacionales son otra pista. Desde 1973, estas rentabilidades han sido positivas de media bajo mandato demócrata.En cambio, los mercados emergentes desde 1989 tan solo han estado en positivo en el 50% de mandatos de este partido, frente al 100% de mandatos republicanos. Estos datos (Dimensional Fund Advisors) debemos interpretarlos en conjunto y como un factor más.

El tercer indicador es la rentabilidad del S&P500 (principal índice bursátil americano). Cuando ha sido positiva en los últimos 3 meses previos a las elecciones, la probabilidad de victoria del candidato en la presidencia ha sido del 87% (datos desde 1928).

¿Cómo posicionar nuestra cartera para las elecciones de 2020?

A la vista de estos factores, si vencen los demócratas es esperable una mayor regulación en el sector financiero y energético, lo que perjudicaría a las empresas de estos sectores. Además, el fin de Donald Trump dejaría en el aire sus estímulos fiscales a las empresas y la presión sobre la Reserva Federal para bajar tipos de interés y aumentarla expansión monetaria, aspectos estimulantes para la renta variable. Si ganase Biden, los grandes beneficiados serían las ESG y energías renovables.

Como medida de protección ante una victoria demócrata y previsible ralentizamiento del crecimiento americano,los bonos soberanos podrían ser un buen refugio para nuestras carteras.

En el caso de una victoria republicana, es más probable un dólar fuerte y un impulso en el mercado de renta variable, además de una mayor flexibilidad en la regulación de los sectores financiero y energético.

Recordemos que este tipo de reacciones de los mercados afectarán en el corto plazo. En Icaria Capital siempre pensamos en el largo plazo y, para lograrlo, recomendamos estructurar la inversión pensando en la descorrelación de activos. Esto significa que si nuestra cartera depende de distintas variables, aunque un sector sufra por una reforma legislativa de Trump o de Biden, si hemos invertido también en otros sectores que se beneficien de esta misma reforma, nos protegeremos frente a las caídas.

En concreto, proponemos el modelo de la cartera permanente de Harry Browne, que aplicamos en uno de nuestros fondos. Al repartir la exposición en renta fija, renta variable, oro y liquidez, tanto es si Trump como si es Biden quien gana las elecciones del 3 de noviembre de 2020, estaremos tranquilos sin volatilidad brusca.

Existen distintos modelos y posibilidades para construir una cartera equilibrada, recomendamos a todo inversor que busque el modelo en el que se encuentre más cómodo para respirar tranquilo en épocas de recesión, auge económico o elecciones.

Carlos Santiso Pombo es gestor de Icaria Capital

Comentarios