Mujeres en Noroeste

Recientemente he asistido a una jornada sobre igualdad de oportunidades donde debíamos responder a la pregunta “cuáles son los retos pendientes”.

Mujeres en Noroeste

No resulta fácil elegir,  lamentablemente aún hay muchos asuntos pendientes para hablar de igualdad real, sin embargo creo que existe un ámbito donde la equidad entre hombre y mujeres, en general, aún no se vislumbra: la empresa.

Como en toda sociedad regulada por el libre mercado, las empresas siempre se resisten a que la Administración o los poderes públicos rijan sus hábitos y formas de organización, tampoco ceden con gusto a las presiones de los propios trabajadores representados por los sindicatos. Aunque en materia de igualdad los sindicatos tienen más bien pocas lecciones que dar. Han llegado tarde y a rastras…

De manera que cuando una empresa privada asume de motu propio el compromiso por la igualdad de oportunidades entre sus trabajadores y pone en marcha medidas concretas para ello, hay que aplaudirla. No se trata de celebrar evidencias o satisfacer sus egos empresariales,  sino de reconocer el esfuerzo de forma que el gesto sirva de ejemplo a muchas otras compañías que aún están rezagadas o reticentes.

Es el caso de una entidad financiera, Sabadell, que ha puesto en marcha una iniciativa, Mujeres en Noroeste, que tiene por fin activar una serie de medidas destinadas a facilitar el acceso de las mujeres del banco a los puestos directivos.

El paso es importante. En primer lugar porque viene de la propia empresa, de su consejo de administración (principalmente masculino) y por tanto refleja una toma de conciencia real de la empresa. Dicho de otro modo, la igualdad entra en el plan estratégico de la entidad.

En segundo lugar cuando el objetivo es incorporar mujeres a la dirección supone realizar cambios de calado en la organización del trabajo de la compañía y eso no sólo afecta a las mujeres, sino a la plantilla entera. También supone asumir una nueva visión de las relaciones laborales dentro de la empresa, mayores niveles de flexibilidad, cambios importantes en la mentalidad…

Es muy posible que los espíritus críticos, sobre todo con las hasta ahora tan vapuleadas entidades financieras, consideren que estas iniciativas no son más que campañas de marketing destinadas a intentar mejorar su imagen. Pero aunque así fuese -¿acaso los partidos políticos no hacen exactamente lo mismo?- lo que tiene trascendencia es el resultado.

En este caso lo más importante no es sólo que las mujeres del banco tengan más oportunidades para acceder a los puestos más relevantes ,sino que se empieza a cambiar la mentalidad de los hombres. La prueba de ello es que un joven directivo del Sabadell se me acercó para decirme que estaba deseando poder hacer uso de su baja por paternidad. Un asunto casi tabú entre los directivos de muchas empresas...

Comentarios