OBSERVATORIO MUNICIPAL GALLEGO

Red Localis prevé un recorte de las transferencias de Estado y Xunta a los ayuntamientos por la crisis

Red Localis prevé una reducción de la capacidad de gasto de los ayuntamientos gallegos debida a la crisis ocasionada por el covid-19 por su dependencia financiera del Estado y la Administración autonómica.
Red Localis prevé un recorte de las transferencias de Estado y Xunta a los ayuntamientos por la crisis
Red Localis prevé un recorte de las transferencias que venían recibiendo los concellos del resto de administraciones públicas, así como de su participación en los tributos.
Red Localis prevé un recorte de las transferencias que venían recibiendo los concellos del resto de administraciones públicas, así como de su participación en los tributos.

Según analizan los expertos de la Red Localis en el último estudio del Observatorio Municipal Gallego, "la caída del PIB, el aumento del déficit público y la caída de la recaudación, tanto a nivel estatal como autonómico, supondrán con toda probabilidad un recorte de las transferencias que venían recibiendo los gobiernos locales del resto de administraciones públicas, así como de su participación en los tributos".

Dependencia financiera de las transferencias

De media, los ayuntamientos gallegos obtienen entre el 42 % y el 55 % de sus ingresos a través de las transferencias del Estado y la Xunta. Venimos de una situación en la que los ingresos que realizan otras administraciones públicas para los gastos corrientes de los ayuntamientos gallegos, en su mayor parte transferencias de la Administración General del Estado, habían tenido un incremento de 62 euros por habitante entre 2010 y 2017. La dotación media asignada a los ayuntamientos gallegos en ese último año fue de 453 euros por habitante.

Las transferencias corrientes presentan un componente redistributivo, de ahí que beneficie más -en términos por habitante- a los municipios de menor población. En 2017 los ayuntamientos de hasta 5.000 habitantes, recibían por término medio más de 250 euros por habitante que los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes. En ese año, los municipios gallegos recibieron por habitante 89 euros más que la media nacional, lo que pone de manifiesto una mayor dependencia financiera.

El estudio de Red Localis indica, no obstante, una mayor recaudación debido a un incremento de las bases imponibles, es especial la del IBI, lo que permite un ligero crecimiento de la autonomía financiera en los ayuntamientos gallegos, especialmente en los de 5.000 habitantes o menos, al pasar de una ratio de 2,4 (en 2010) al 1,7 (en 2017).

Sin embargo, la importancia relativa de las transferencias corrientes por la vía autonómica es mayor en Galicia que respecto a la media nacional, la aportación que hace la Xunta de Galicia a los ayuntamientos gallegos es del 29,3 % respecto a todas las transferencias corrientes frente al 22,3 %, de media, a nivel nacional (datos del 2017, los últimos actualizados). Por el contrario, la aportación relativa de la Administración General del Estado a los concellos gallegos es casi dos puntos porcentuales menor (62,0%) que con respecto a la totalidad de ayuntamientos a nivel nacional (63,9%). 

En 2017, los ayuntamientos de la provincia de Ourense recogen una dotación en transferencias corrientes de 511 euros por habitante y de 509 en los de Lugo, prácticamente un 50% más que las que se recibe por habitante en Pontevedra. Este reparto puede deberse al menor tamaño poblacional de los ayuntamientos de estas dos provincias, ya que como se ha señalado su dotación presenta una importante componente redistributiva para mantener un nivel mínimo de servicios y bienes públicos locales.

Sin embargo, los ayuntamientos de la provincia de Lugo son los grandes beneficiarios en cuanto a las transferencias del capital por habitante (211 euros en 2017), seguidos de los ayuntamientos de A Coruña (123 euros). Los que menos dotación perciben por habitante son los municipios de Pontevedra (113 euros) y Ourense (112 euros). 

El peso de los impuestos directos sobre los ingresos no financieros en Galicia en 2017 es del 35,8 %, frente al media nacional del 42,0 %. Este resultado pone de manifiesto cierto margen de mejora para aumentar la capacidad fiscal de los ayuntamientos gallegos y explica la todavía alta dependencia de las transferencias corrientes (y de capital) de los ayuntamientos gallegos.

Impacto del covid-19 en materia fiscal y presupuestaria a nivel local

El informe de Red Localis también se refiere al "previsible" impacto del covid-19 en relación a la recaudación fiscal de los ayuntamientos. "Aunque la imposición local no se basa en tributos que afectan directamente a la renta de los contribuyentes, es probable que se produzca cierto impacto recaudatorio, sobre todo si se retrae el consumo de bienes y servicios por parte de la ciudadanía y/o un impago de alguna de las figuras tributarias", explican. En este sentido, el capítulo de tasas y precios públicos, sobre todo pensando en la actividad turística, también puede verse afectado.

Teniendo en cuenta la delicada situación económica que se prevé para los próximos meses, desde Red Localis aconsejan "una mayor flexibilidad" en relación a la disposición de las transferencias recibidas desde el Estado y la Xunta de Galicia a los municipios. "Es imprescindible que el Gobierno central y el autonómico permita a los ayuntamientos ejecutar estas partidas en aquellos gastos que se consideren más necesarios para paliar la mala situación económica en la que se han quedado muchas familias y empresas. En este sentido es necesario garantizar un mayor esfuerzo presupuestario para garantizar transferencias incondicionadas", concluye su estudio.

Comentarios
Red Localis prevé un recorte de las transferencias de Estado y Xunta a los ayuntamientos por la crisis