Informe “Women In Business”

Las empresas gallegas tienen un 33% de mujeres en puestos directivos

Las mujeres directivas en empresas gallegas ascienden al 33%, dos puntos porcentuales más que el año anterior y muy cerca ya de la media española y europea, que alcanzan el 34%, según el informe “Women In Business” que elabora Grant Thornton.
Las empresas gallegas tienen un 33% de mujeres en puestos directivos
El número de mujeres directivas en
Galicia aumenta dos puntos en el
último año, hasta el 33%./Gerd Altmann en Pixabay
El número de mujeres directivas en Galicia aumenta dos puntos en el último año, hasta el 33%./Gerd Altmann en Pixabay.

Galicia es la tercera comunidad autónoma con más mujeres directivas, tras Madrid con un 39%, y Cataluña con un 34%, y por delante de Andalucía (29%) y País Vasco (23%). Como nota positiva, todas las comunidades han incrementado su cuota de presencia femenina con relación al año anterior a excepción del País Vasco, que desciende ligeramente un punto. Esta es una de las principales conclusiones de la 17ª edición del estudio “Women In Business” que realiza la firma de servicios profesionales Grant Thornton a partir de casi 5.000 entrevistas y encuestas realizadas a altos ejecutivos de todo el mundo, de empresas de 50 a 500 empleados, 400 de ellas en España.

“Hemos detectado una mejora en prácticamente todas las comunidades autónomas que analiza nuestro estudio y que son los núcleos de mayor actividad empresarial del país. En ellas las plantillas son ahora más femeninas, pero es importante que las organizaciones no frenen el ascenso del talento de la mujer hacia posiciones más relevantes”, valora Eva Hernando, socia de Legal de Grant Thornton en la oficina de Vigo.

Tras más de cinco años de tendencia alcista, durante el último ejercicio la presencia de mujeres en puestos directivos en nuestro país se ha mantenido estable y alcanza en la actualidad el 34%. Pese al ligero parón de este año, la cifra de mujeres directivas en la empresa española se equipara con la media europea (34%) y tres puntos por encima de la media global (31%). Este ligero parón registrado durante el último año ha provocado que España salga del top 10 mundial de los países con más mujeres directivas, pasando a ocupar en la actualidad el puesto 14. La caída se debe principalmente a la mejora del porcentaje en algunos de los 29 países analizados como Alemania, que con un incremento de 8 puntos en relación con el pasado año (38%) es el único país europeo de los estudiados que se sitúa por encima de España, igualado con Reino Unido (34%). Francia (33%), Irlanda (33%), Grecia (33%), Italia (29%) o incluso Suecia (30%) presentan un dato menor que el español.

La presencia de mujeres en puestos de dirección en España sigue mostrando números positivos. Pese a un ligero retroceso de 4 puntos en comparación con 2020, el porcentaje de compañías que cuentan con al menos una mujer en la cúpula directiva se sitúa en el 87%, lo que no impide que las empresas españolas continúen por encima de la media europea (85%) y tres puntos por debajo de la cifra global (90%). “No es un mal dato si tenemos en cuenta que venimos de una tendencia que registra incrementos importantes del 27% al 30% en 2019 y del 30% al 34% en 2020. La pandemia ha generado dificultades en el ámbito social, sanitario y económico, por lo que conviene leerlo en clave positiva y no como un estancamiento”, valora Eva Hernando.

El efecto de la pandemia ha provocado un estancamiento en el avance de los planes de igualdad de género en la empresa española, obligada a la implementación de medidas de urgencia centradas en la supervivencia operativa y dejando en un segundo plano los esfuerzos en materia de diversidad. En concreto, 3 de cada 10 empresas (26%) reconocen no haber emprendido ninguna medida para mejorar el equilibrio de género en sus respectivas plantillas directiva, una cifra que supone un aumento de 15 puntos en relación con el año anterior, cuando sólo un 11% aseguraban no haber hecho nada.

Adaptación y medidas de la empresa gallega para enfrentar el covid-19

El covid-19 ha provocado que las compañías gallegas hayan puesto en marcha diversas acciones para garantizar el compromiso y la inclusión de sus empleados. En concreto, según se desprende de la encuesta de Grant Thornton, entre las medidas más implementadas en Galicia, destacan la de prestar especial atención a los estilos de trabajo individuales de los empleados y adaptar los enfoques en consecuencia (67%), así como inculcar nuevas prácticas laborales para involucrar mejor a todos los empleados, fomentar y/o mantener una política de puertas abiertas entre la alta dirección y/o los mandos intermedios y promover el equilibrio entre la vida personal y laboral y/o la flexibilidad de los empleados (50%).

Sin embargo, la mitad de los empresarios gallegos no cree que las nuevas prácticas laborales como resultado del covid-19 hayan permitido a las mujeres en las empresas desempeñar mayores roles de liderazgo. Galicia, de hecho, es la comunidad autónoma con el mayor porcentaje (50%) de empresarios que no creen que la presión de los stakeholders sobre su organización para lograr o mantener el equilibrio de género aumente a causa de la pandemia.

En cuanto al futuro, los empresarios consideran que asegurar que la cultura empresarial siga siendo relevante y sólida, con un 62%, es el reto principal al que los que los líderes empresariales deberán enfrentarse con respecto a las prácticas laborales durante los próximos meses.

Medidas de diversidad de género

Según el estudio de Grant Thornton, la pandemia ha supuesto un ligero frenazo generalizado en cuanto la implementación de nuevas iniciativas para avanzar en diversidad. Para Eva Hernando “la complejidad del panorama laboral que han vivido las empresas durante el año 2020 ha podido influir en que muchas hayan relajado sus acciones en materia de diversidad de algún modo u otro. Lo importante es que esta circunstancia sea más bien coyuntural y se recupere paulatinamente a partir del año que viene”.

Nuevas formas de trabajo

En el estudio se analiza también el impacto que ha tenido la pandemia de coronavirus en la igualdad y equilibrio de género en sus equipos. Tanto en España como en Europa, la mayoría no tiene todavía claro si las nuevas prácticas, basadas principalmente en la flexibilidad y el teletrabajo, permitirán a las mujeres desempeñar mayores funciones de liderazgo o si tendrán un efecto negativo en su trayectoria profesional. Aunque sí es cierto que, en el caso de España, un 65% de líderes consultados creen que serán beneficiosas para la mujer a largo plazo, siendo esta cifra del 50% en Europa y del 69% a nivel global.

 “Muchas de estas medidas han probado ser eficaces en materia de productividad, en ahorro de costes en desplazamientos y en culturas corporativas que fomentan más una interacción diaria con los equipos, por lo que detectamos que muchas de ellas seguirán siendo aplicadas en un entorno post-Covid”, asegura Eva Hernando, socia de Grant Thornton.

Comentarios
Las empresas gallegas tienen un 33% de mujeres en puestos directivos