Galicia soporta mejor los efectos económicos del covid-19

Una economista viguesa estudia los efectos de la pandemia en la desigualdad y pobreza en Galicia

Las medidas de distanciamiento social y confinamiento diseñadas para combatir la propagación del covid-19 están creando un incremento general de la pobreza y la desigualdad en España, pero con impactos diferenciados por comunidades autónomas.
Una economista viguesa estudia los efectos de la pandemia en la desigualdad y pobreza en Galicia
20200515_tiendacerrada
La no especialización en un solo sector, principalmente el turismo, permite que Galicia experimente uno de los menores incrementos en desigualdad y pobreza.

Así se desprende de una investigación de la Universidad de Oxford y la Universidad Complutense de Madrid en la que participa la economista viguesa Raquel Sebastián junto a los investigadores Juan Gabriel Rodríguez y Juan César Palomino.

El porcentaje de pobres a causa de la pandemia aumenta en todas las comunidades autónomas, siendo Galicia una de las regiones que queda por debajo de la media española (10,4 puntos porcentuales). Para poner dicho valor en contexto, el porcentaje oscila entre el cambio mínimo de Navarra (8,2 p.p.) y Extremadura (8,3 p.p.), y los valores máximos de Baleares (19,2 p.p.) y Canarias (14,6 p.p.). En otras palabras, el porcentaje de pobres aumentará en Galicia, pero significativamente menos que en el resto de comunidades.

Las diferencias provienen, fundamentalmente, de la distinta estructura ocupacional de las comunidades autónomas, sobre todo de la esencialidad (número de personas que trabajan en puestos esenciales) y cierre de actividades económicas (número de personas que trabajan en actividades que se han visto cerradas), y no tanto del nivel de teletrabajo existente. Galicia cuenta con un nivel medio tanto de esencialidad, de actividades cerradas, como de teletrabajo, estando todos esos valores muy cerca de la media española.

Por el contrario, las regiones más afectadas (Islas Baleares y Canarias) presentan una esencialidad media-baja y el mayor nivel de cierre, debido a su alta especialización en el sector turístico. En el extremo inferior, nos encontramos con Extremadura y, sobre todo, Navarra, dónde el nivel de actividades cerradas es muy bajo.

En cuanto al incremento de la desigualdad salarial, Galicia se encuentra en el extremo bajo (3,4), con valores muy cercanos a las regiones con menor incremento: Navarra, Asturias y La Rioja (2,3; 2,7; y 3,0, respectivamente). Por otro lado, las islas son de nuevo las regiones más afectadas, con un aumento estimado de la desigualdad igual a 5,3 (Baleares) y 4,6 (Canarias) puntos de Gini.

La pérdida salarial sufrida por los trabajadores que ya se encontraban por debajo de la línea de la pobreza también muestra diferencias significativas entre las distintas regiones. Las Islas Baleares (24,8%) son las que más sufren. Asimismo, Cantabria (23,5%), Madrid (23,4%), Valencia (23,2%), Galicia (22,0%), País Vasco (21,8%), Asturias (21,7%) y Castilla-La Mancha (21,1%) presentan pérdidas para sus trabajadores más pobres por encima del promedio nacional (20,8%). En el extremo opuesto se encuentran las regiones con una puntuación media de esencialidad más alta: Extremadura, Andalucía y Castilla y León. Su pérdida salarial promedio para los trabajadores pobres es menor, 17,5%, 17,5% y 18,3%, respectivamente.

Según esta investigación, Galicia es por tanto una de las comunidades autónomas que soportará mejor los efectos económicos de la pandemia. Su no especialización en un solo sector, principalmente el turismo, permite que esta región experimente uno de los menores incrementos en desigualdad y pobreza en España. La nota negativa, es que la pérdida salarial de los que ya eran pobres es mayor que la media española.

Aclaración de los autores

¿Cómo se explica que el incremento de la pobreza en Galicia sea bajo y que a su vez la pérdida salarial de los pobres sea alta? Aclaran los autores del estudio que, por un lado, la variación en la pobreza se calcula como el incremento porcentual de los trabajadores cuyo salario cae por debajo de la línea de la pobreza (antes de la pandemia no eran pobres y después sí). Por otro lado, la pérdida salarial de los pobres hace referencia a la caída de sus salarios, sin que su condición de pobres varíe (antes eran pobres, y ahora lo son aún más). Dado que el incremento de pobreza es bajo, existen por tanto dos posibilidades: la primera, que el porcentaje de gente que se encuentra cerca de la línea de la pobreza es bajo; la segunda, que la pérdida salarial de los trabajadores que están cerca de la línea de la pobreza cae muy poco y por ello no pasan a ser pobres.

Finalmente, los investigadores concluyen que, si bien la cohesión en España se ve perjudicada con un incremento en la desigualdad interterritorial del 5,6%, los mayores aumentos en desigualdad tienen lugar dentro de las propias comunidades autónomas (17,1%). Al ser las regiones más afectadas (Baleares, Valencia) relativamente ricas y las menos afectadas (Extremadura, Andalucía) más pobres, “se evita que la erosión de la cohesión territorial sea aún mayor”

Comentarios
Una economista viguesa estudia los efectos de la pandemia en la desigualdad y pobreza en Galicia