PRIMERO DE LOS CUATRO TALLERES DEL PROYECTO MERLÍN

Bioga fomenta que los investigadores gallegos transformen su I+D en negocio

Una treintena de investigadores gallegos procedentes de las fundaciones biomédicas de las tres universidades de Galicia y de startups vinculadas a la biotecnología participan en los Biotalleres Merlin, organizados por el Clúster Tecnolóxico Empresarial das Ciencias da Vida (Bioga).

Bioga fomenta que los investigadores gallegos transformen su I+D en negocio
Investigadores de las universidades gallegas asistieron al primer taller del Proyecto Merlín organizado por Bioga.
Investigadores de las universidades gallegas asistieron al primer taller del Proyecto Merlín organizado por Bioga.

Este jueves se celebró en Santiago de Compostela la primera de cuatro sesiones de trabajo vinculadas al Proyecto Merlin impulsado en el marco de la Unión Europea. El Proyecto Merlin “pretende cambiar la mentalidad de los investigadores e identificar los productos o servicios finales que se puedan desarrollar y llegar al mercado apoyándose en el resultado de sus propias investigaciones”. Así lo explica Brendan Rowan, socio de BluSpecs, una de las entidades que participa y está inmersa en esta iniciativa. “Tenemos que cambiar el chip; muchas veces los resultados de las investigaciones se quedan en el cajón; y nosotros queremos sacarlos del cajón y que puedan llegar al mercado, queremos lograr un resultado final”, añade el experto.

Los Biotalleres Merlin desarrollan metodologías e identifican recursos para que los investigadores impulsen modelos eficaces para la comercialización exitosa de su actividad de I+D. Brendan Rowan también advirtió en Compostela que la misión del Programa Merlin “no consiste en convertir un investigador en un emprendedor”. Por el contrario, sí pretende “buscar gente que pueda apoyar al investigador para desarrollar su investigación y convertirla en negocio”. “Enseñamos a presentar el valor que tiene cada investigación, cada investigador”.

En esta primera sesión participaron una treintena de investigadores gallegos vinculados a las tres universidades que desean explotar los resultados de I+D en forma de spin-off, patente o licencia y también líderes de startups vinculadas a la biotecnología en Galicia que quieren introducir un nuevo proceso, servicio o producto en el innovador mercado de las ciencias de la vida.

El socio de BluSpecs reconoce que la obtención de retorno en las inversiones vinculadas a la biotecnología “precisan de tiempo y paciencia”. “La inversión en un proyecto vinculado a algún medicamento precisa de 10 años para comenzar a obtener un retorno si todo va según lo previsto”, asegura. “Pero hay otros modelos de negocio del sector bio y vinculados a internet de las cosas que pueden generar negocio en menos de un año”.

Brendan Rowan tampoco se atreve a establecer qué capital es necesario para llegar al mercado. “Todo depende del propio producto y de sus fases de desarrollo”. Él aconseja, antes de nada, hablar con los potenciales clientes. “Luego ya es posible crear concepto; pero la clave es conocer la opinión de tus posibles clientes; ahí está la garantía”. El socio de BluSpecs echa de menos la visión comercial en los investigadores europeos. “En Estados Unidos piensan más en el mercado”, afirma.

El Proyecto Merlin incentiva esa cultura de trasladar las investigaciones al mercado, “atraer el mercado al laboratorio”. Esta iniciativa, en definitiva, proporciona conocimiento, habilidades y red para innovar y generar modelos de negocio liderados por el mercado con vistas a explotar y apoyar los esfuerzos de comercialización de un producto

Comentarios
Bioga fomenta que los investigadores gallegos transformen su I+D en negocio