Jornada “Situación, perspectivas, y previsiones del comercio mundial 2021-22”

2022 será el año de la recuperación del comercio internacional

El comercio mundial de mercancías crecerá un 10,8% en 2021 y un 4,7% para 2022, pese a las incertidumbres que generan la pandemia y crisis como las de los semiconductores, los contenedores y las cadenas de suministro.
2022 será el año de la recuperación del comercio internacional
Participantes en la jornada sobre perspectivas del comercio mundial del Círculo de Empresarios de Galicia.
Participantes en la jornada sobre perspectivas del comercio mundial del Círculo de Empresarios de Galicia.

Son las previsiones de la Organización Mundial del Comercio, trasladadas por el consejero para Asuntos Comerciales de España ante Naciones Unidas y los Organismos Internacionales en Ginebra, Sergio Prieto, durante la jornada online “Situación, perspectivas, y previsiones del comercio mundial 2021-22” organizada este martes por el Círculo de Empresarios de Galicia con el apoyo de Abanca.

Prieto confirmó que la evolución del comercio mundial está siendo mejor de la esperada al inicio de la pandemia. Así, si en un primer momento se aguardaba un desplome del comercio de entre el 13 y el 32%, al final 2020 se cerró con una caída del 9,2% del comercio mundial. Y si entonces se esperaba que en 2021 el crecimiento fuera del 7,2%, las últimas previsiones de la OMC estiman un incremento del comercio mundial de mercancías del 10,8% en 2021 y del 4,7% para 2022. En cuanto al PIB mundial, se prevé que crezca un 5,3% en 2021 y un 4,1% para 2022.

2022 será, por tanto, el año de la recuperación del comercio internacional, pero esta “será desigual por zonas”, precisó Sergio Prieto, y en ello influirá el proceso de inmunización frente al covid-19.

Si el análisis se realiza por sectores de actividad, “la mayoría de los grandes sectores han crecido -con la automoción, hierro y acero, juguetes, muebles y textil a la cabeza- y tienen previsiones de crecer el año que viene, sobre todo a nivel de demanda”, expuso el consejero para Asuntos Comerciales de España ante la OMC.

En cuanto al comercio de servicios, el que más ha sufrido la pandemia, se espera una retroceso del 9% en 2021y una recuperación en 2022, pero no en los mismos niveles que el comercio de mercancías. La OMC publicará sus previsiones en tres o cuatro semanas.

Factores de incertidumbre para el comercio mundial

De todas formas, Prieto reconoció que existen “incertidumbres” que pueden poner en cuestión estas previsiones, como la pandemia y el proceso de vacunación, y cuestiones coyunturales, como la crisis de los semiconductores, los contenedores y las cadenas de suministro. Lo definía muy gráficamente el experto en economía internacional de la Universidad de Vigo, Pepe Cabanelas: “la pandemia ha gripado parte de la cadena global de suministro”.

En relación al principal foco de inestabilidad, la pandemia, Prieto recogía en su exposición las palabras de la directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, para la cual“las políticas relativas a las vacunas son también políticas económicas y comerciales”. Se necesitan alrededor de 15.000 millones de dosis para inmunizar totalmente a la población mundial frente al covid-19 y por el momento solo el 48% de la población ha recibido una dosis de vacuna.

En cuanto a la crisis de los contenedores, la OMC prevé que esté resuelta en 2022, pues el pasado agosto se registraba un cambio de tendencia: “las tarifas de transporte parecen haber llegado a máximos aunque tardará un tiempo en verse bajadas de precios y absorción de los retrasos”.

Por lo que respecta a los semiconductores, el futuro es más incierto: la demanda sigue siendo superior a la oferta y aunque la OMC prevé que se solucione en 2022, “no se atreve a dar una fecha”, señalaba Prierto.

Los productos alimentarios, estratégicos

Por su parte, Javier Sierra, consejero de Agricultura de España ante Naciones Unidas y los Organismos Internacionales en Ginebra (OMC), señaló que “se ha dado una tormenta perfecta de incremento de costes de materias primas, energía y logística”. Sierra se centró en los conflictos comeciales con China, las relaciones comerciales entre la UE y Estados Unidos que pasan por una nueva fase de acuerdo y supresión de aranceles, y lanzó el mensaje de que "los productos alimentarios son estratégicos”, poniendo el ejemplo de desabastecimiento de algunos productos en los supermercados británcios tras el Brexit.

Debate con representantes de Cointega y Clusaga

La jornada se ha completado con una mesa de debate a la que se han unido la representante de comercio exterior de Abanca, Alejandra Fernández Nogueira, que presentó la nueva unidad especializada del banco, Abanca Multipaís, que en un primer momento se centrará en apoyar a sus clientes con negocio en Portugal, el secretario general de Cointega (Clúster Textil-Moda de Galicia), Alberto Rocha, el gerente de Clusaga (Clúster Alimentario de Galicia), Roberto Alonso, y el experto de la UVigo, Pepe Cabanelas.

De la evolución del comportamiento del sector textil durante estos meses de pandemia se encargó Alberto Rocha, quien explicó, que frente a un primer momento de paralización de las compras, ahora “la demanda está creciendo de forma más elevada” y se están viendo algunos problemas de abastecimiento en las tiendas. A esto se une un contexto de subida generalizada de costes: costes de transporte, de hasta 10 veces para las mercancías que llegan de Asia, costes de producto, costes de materiales y costes vía normativa de sostenibilidad. De todas formas, los datos de comercio exterior del sector textil gallego apuntan a la recuperación: aunque todavía están por debajo de los de 2019, la tendencia es ascendente.

En cuanto al sector alimentario, el gerente del Clusaga, Roberto Alonso, reconoció que fue uno de los sectores menos afectados por la pandemia; de hecho las exportaciones crecieron un 4% en 2021, “que ha compensado parcialmente la caída de la hostelería”.

Preguntados sobre cómo la pandemia ha cambiado a sus sectores, Alonso apuntó a que las empresas son ahora más resilientes y flexibles. Y es que “el mundo al que vamos es un mundo totalmente nuevo, más rápido, y la empresas tienen que pensar en otra dirección”, señalaba Cabanelas. A este respecto, los participantes en el debate apuntaron a la necesidad de que las empresas pequeñas se alíen: “no tienen otra alternativa que especializarse y cooperar” -añadía Cabanelas, y de ahí el papel que juegan los propios clústeres y las nuevas colaboraciones entre clústeres, como la establecida por Cointega y el Clúster TIC de Galicia.

María Borrás, que condujo la jornada por parte del Círculo de Empresarios de Galicia, concluía el debate con una frase para reflexionar: “las grandes crisis dejan cicatrices pero también abren paso a épocas de enorme crecimiento”.


 


 

Comentarios
2022 será el año de la recuperación del comercio internacional