LA CAMELIA, SU PRODUCTO ESTRELLA

Río Tollo cumple dos décadas dedicadas al cultivo de plantas

La empresa Viveiros Río Tollo, dedicada al cultivo de flores, celebra su 20º aniversario, dos décadas de trabajo en equipo, innovación y superación continua llevando el nombre de Tomiño más allá de las fronteras de Galicia.
Río Tollo cumple dos décadas dedicadas al cultivo de plantas
Socios de Río Tollo: De izquierda a derecha, Santos Rodríguez, Mª Soledad Rodríguez, Joaquín Álvarez, Mariví Álvarez y José Collazo.
Socios de Río Tollo: De izquierda a derecha, Santos Rodríguez, Mª Soledad Rodríguez, Joaquín Álvarez, Mariví Álvarez y José Collazo.

El germen de Viveiros Río Tollo se remonta al año 99. Los primeros invernaderos empiezan a llenarse y con ellos a crecer una empresa que buscaba “dar riqueza, trabajo a la zona y diversificar la actividad agraria” y que rápidamente se abrió a Europa en busca de nuevas ideas, nuevos productos y nuevas iniciativas con las que seguir creciendo. Fue Europa la que les abrió las puertas al que hoy es uno de sus cultivos de referencia, la camellia, una planta que se adapta a la perfección al clima del Baixo Miño y que con el paso de los años ha conseguido situar en todos los mapas a la comarca pontevedresa.

"Río Tollo empezó a crecer, a veces sin prisa, a veces de forma casi desbordante, pero siempre con un equipo heterogéneo y equilibrado detrás que ha dado a Río Tollo un sello de seriedad, calidad, innovación y valentía que se exporta a todo el Baixo Miño, poniendo en valor lo que se hace en la comarca.Son dos décadas creciendo al tiempo que crecen sus trabajadores y el entorno, apostando por las personas, con un equipo de trabajadores entregado, apasionado por su trabajo, orgulloso de lo que hace y en formación y evolución constante", señala la compañía.

Río Tollo nació como un humilde proyecto empresarial y se ha convertido en una gran familia orgullosa de lo que ha conseguido con trabajo y esfuerzo. Un modelo de empresa basado "en el cuidado del medio ambiente, en la escucha activa, en el aprendizaje, en la cercanía y en un espíritu de cooperación que les llevó a unirse con otros viveros para crear la primera comercializadora de planta del Baixo Miño, Coplant".

En la actualidad, el vivero dispone de 30 hectáreas de terreno en las que produce anualmente más de 1,5 millones de plantas de una treintena de variedades. 

Entre sus retos de futuro, "una mayor tecnificación, una mejor organización y estructuración en puntos claves, la mejora continua… sin olvidarse de dignificar el trabajo, mejorar la calidad de vida de las personas que trabajan en Río Tollo y la convivencia con el entorno".

Comentarios
Río Tollo cumple dos décadas dedicadas al cultivo de plantas