Entrevista a Jorge Cebreiros, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra

"Estamos en una causa de extrema necesidad y de urgencia y por tanto pedimos reales decretos-leyes"

El presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros, analiza los efectos que el alza de los precios, la guerra de Ucrania y el paro de los transportistas están teniendo en el tejido empresarial pontevedrés y solicita medidas al Gobierno urgentes e inmediatas.
"Estamos en una causa de extrema necesidad y de urgencia y por tanto pedimos reales decretos-leyes"
Jorge Cebreiros, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra.
Jorge Cebreiros, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra.

¿Cómo ven en la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) la situación que estamos atravesando?

Jorge Cebreiros: "Es un momento muy complicado; en los últimos seis meses marcado por el alza de los precios, por los problemas logísticos, tanto por la escasez de materias primas como por la subida de precios, que ha obligado, por ejemplo, a las empresas del motor a hacer paros por la ausencia de componentes. Y ya veníamos de una fuerte inflación, previa a la invasión rusa de Ucrania, que fue del 7,4% en febrero,

La invasión de Rusia a Ucrania, injustificada e inhumana, ha venido a complicar el escenario: tenemos problemas con ciertas materias primas, cereales, aceite girasol y por supuesto los productos energéticos. Esto es una tormenta perfecta; solo podemos salir con medidas urgentes de los gobiernos y el compromiso de toda la sociedad, empresas y trabajadores, en cuanto a moderación salarial, lo que se ha venido a denominar pacto de rentas.

Y ahora nos encontramos con un episodio muy lamentable: los piquetes mal llamados informativos por parte de ciertos profesionales del transporte, que, compartiendo con ellos sus motivaciones, condenamos su actuación, que está poniendo en dificultades a otros autónomos como ellos".

 

¿Cuáles son los sectores más afectados por esta coyunutra en la provincia de Pontevedra?

J.C.: “Yo creo que todos podemos destacar los sectores estratégicos para la provincia; por supuesto el automóvil es uno de ellos; la piedra, el granito, el agro-mar-alimentario, la conserva.. pero el problema es que esto es horizontal. No podemos dejar fuera al sector comercio, no se considera estratégico pero sí lo es, está a pie de calle y genera muchos puestos de trabajo; no podemos dejar fuera el sector de la construcción, que ha tenido que parar las obras que tenía en marcha por falta de materiales; no podemos dejar fuera las agencias de viajes y los hoteles, que tanto han sufrido en esta pandemia y cuando creían que habían salido se enfrentan a un incremento de costes derivado de la subida de la electricidad. Y no podemos dejar fuera el sector logístico, que es muy importante; en Pontevedra tenemos tres puertos de interés general, somos transfronterizos con Portugal, somos la quinta provincia exportadora de España y la sexta importadora.

Tenemos muchos sectores estratégicos; el naval también está amenazado, pero no queremos primar unos sobre otros porque nos está afectando a todos, desde la peluquería que está en la esquina de nuestro barrio hasta los restaurantes”.

 

¿Qué medidas creen que podrían paliar esta situación?

J.C.: “Tendrían que venir urgentes, como este Gobierno se ha acostumbrado a hacer en los últimos dos años; hemos asistido a publicaciones de reales decretos-ley un domingo por la noche. Durante el covid había causa de extrema necesidad y urgencia; yo creo que ahora esto es fuerza mayor, y son razones de urgencia: tenemos bloqueadas las comunicaciones, Galicia está bloqueada. Que unos cuantos señores sean capaces de bloquear la economía de Galicia, es grave.

Hay causas de extrema necesidad y de urgencia y, por tanto, lo que pedimos son Reales Decretos-Ley en donde se bonifiquen los impuestos, no solo el IVA. Hay unos impuestos a los carburantes que significan casi el 50% del coste del combustible. Tenemos que ayudar a las empresas; en estos momentos los autónomos están pagando casi 400 euros de cuota a la Seguridad Social y no pueden abrir sus negocios porque no tienen mercancía; por tanto tienen que haber bonificaciones en la Seguridad Social tanto a autónomos como para que no se pierdan puestos de trabajo

Hay ayudas que pueden ir directas a las empresas, tenemos ayudas de mínimis y si tenemos que ampliar el marco temporal, pues se amplía, pero estas soluciones son inmediatas, urgentes. No se puede estar recaudando 250 millones de euros al mes como recaudación extra de IVA por el incremento del coste energético, porque cada mes que retrases la limitación de estos precios sonn 250 millones de euros de IVA que estamos sacando de empresas y ciudadanos que en estos momentos tienen serios problemas para llegar a fin de mes.

Por supuesto podría haber deducciones fiscales en el IRPF, deberiamos seguir hablando de ceses de actividad, son herramientas que ya se han implementado en estos dos años. En estos momentos y como consecuencia de la reforma laboral, ya hay un instrumento que son los ERTE RED, es el Gobierno quien declara un estado de fuerza mayor y se pueden aplicar inmediatamente. En estos momentos tenemos a empresas con 4.000 trabajadores y otras más pequeñas con 500 y 600 que tienen que tramitar ERTE convencional, el ETOP, pero es una causa de fuerza mayor la que me está obligando a que yo no pueda tener materias primas, ¿a qué está esperando el Gobierno para habilitar esos ERTEs de fuerza mayor?”.

 

Da la impresión de que Madrid queda un poco lejos de Pontevedra y de Galicia, en el sentido de que el Gobierno no está viendo el impacto real que está teniendo la huelga en la economía.

J.C.: “Está afectando mucho a Galicia. Nuestra condición periférica y de malas comunicaciones hace que fundamentalmente nuestro tráfico de mercancías sale por carretera y por tanto un bloqueo de carreteras es un bloqueo del tráfico de nuestras mercancías. Solo el 5% del tráfico de mercancías sale por tren; el otro 95% está saliendo por carretera. Junto a Andalucía son las dos comunidades que más afectación tienen por este paro salvaje”.

 

Abriendo un poco el foco, el sector noval, muy importante en la provincia, atraviesa cierta pérdida de capacidad, denunciaba Asime hace una semana, ¿a qué cree que se debe y cómo revertir esta situación?

J. C.: “Pueden ser múltiples causas: en algún caso la ineficacia de los dirigentes de esos astilleros para captar construcciones navales rentables y que generasen puestos de trabajo y consolidasen esos astilleros; tenemos muchos ejemplos.

Otra causa pues la competencia desleal de países del sureste asiático, fundamentalmente, y de Turquía, no podemos competir con los costes salariales.

Por otra parte, en algunos casos pudo ser la falta de especialización o la especialización tardía, es decir haber llegado tarde a una especialización que estaba demandando las grandes navieras.

Creemos que Europa aquí no ha hecho una apuesta por el sector naval europeo, y cuando teníamos instrumentos fantásticos como el tax lease de pronto alguien lo denuncia, se declara ilegal y claro eso ahuyenta las inversiones; cualquiera va a ahora a otra operación de tax lease en un astillero. Creo que ahí falta una estrategia europea de especialización en construcción naval.

Podría ser una salida los eólicos marinos, pero tiene que haber unas normas claras, una certidumbre y seguridad jurídica, porque estamos hablando de inversiones muy elevadas. Cuando alguien decide hacer un buque de 200 millones de euros es una inversión suficientemente importante como para que no haya dudas; por tanto no debe haber dudas desde el punto de vista de la legislación comunitaria, tampoco desde el punto de vista del acceso a la financiación. Y después tenemos que especializarnos mucho, y eso va a ser un elemento diferencial porque solo va a ser por la especialización por donde nos podamos diferenciar de otros astilleros que estén en Turquía, en Polonia o en el sureste asiático”.

 

Quería preguntarle ahora por los fondos Next Generation; ¿qué sensación tienen sobre como se están gestionando y cómo es la acogida por parte de las empresas, principalmente pymes, pontevedresas? ¿Se siguen viendo como el maná que se decía que iba a llegar de Europa para recuperarnos económicamente tras la pandemia?

J.C.: “Sin duda es un maná que viene de Europa, el problema es que el maná tiene que llegar en tiempo y forma, y que las empresas sean capaces de poder asimilar todo ese maná. Sin duda es una oportunidad para las empresas sí se hace bien.

¿Cuál es la sensación que tenemos? Pues haber pasado de una sensación de optimismo radical, en donde parecía que si no nos dabamos prisa las empresas ibamos a perder una oportunidad fantástica, hace año y medio, en esta misma casa teníamos miedo de llegar tarde a la presentación de proyectos, los Perte son ya, las ayudas van a empezar... y lo que nos estaba pidiendo el Gobierno central es proyectos.

Galicia hizo sus deberes, presentó más de 300 proyectos muy importantes; esta Confederación presentó dos proyectos, muchas empresas también lo hicieron, hay una colaboración público-privada y privada-privada muy importante, y en seis meses hemos hecho todo y llevamos un año y medio viviendo de expectativas. De expectativas de los PERTE. El primer PERTE era el del automóvil; independientemente de que critiquemos como se hizo y que estaba designada Barcelona para destino de la fábrica de baterías, de hecho le presidente del Gobierno lo anunció; no está aprobado aún; aun no sabemos cuáles son las convocatorias, como pueden concurrir las empresas... Ahora se ha aprobado el PERTE naval, esperemos a ver como son las convocatorias y cuáles son los trabajos que tienen que hacer las empresas.

Pero estamos viendo que de la expectación se está pasando a la desilusión, por parte de las pymes fundamentalmente; que esos fondos no llegan, que las convocatorias salen en algunos casos con unos criterios muy exigentes, muy difíciles por pymes. Han salido convocatorias de muy difícil ejecución, algunas han salido en verano, en algunos casos han salido con muy poco tiempo para poder presentarse, y otras como la que acaba de salir, la del Kit Digital.

Venimos hablando del Kit Digital desde hace seis meses y se acaban de convocar ahora. ¿Van a concurrir las empresas? Sí; son tres mil millones, es una buena iniciativa, está dirigida a un sector de empresas entre 10 y 49 trabajadores, y lo que pedimos es que por favor se anuncie y se haga; no se anuncie y se esté durante cinco, seis meses... Porque eso crea desilusión; no solo desilusión, es que igual hay empresas que no dan llegado, porque estamos en momentos muy críticos y por tanto los tiempos aquí son muy importantes, porque todo es suceptible de empeorar”.

 

Me gustaría repasar ahora las líneas de actuación de la CEP para 2022, ¿cuáles son las prioridades?

J.C.: “Tenemos dos líneas de actuación, una es la de la propia Confederación, donde está insertada formación, prevención de riesgos laborales, planes de igualdad... es decir la actividad habitual de la Confederación, desde el punto de vista de las relaciones institucionales y los proyectos transfonterizos. En eso llevamos 40 años siendo una entidad acreditada y solvente en la ejecución de proyectos.

Este año hemos dado un salto de valor, hemos concurrido y nos adjudicaron dos proyectos estatales. Somos de las pocas confederaciones que hemos podido traer unos fondos del entorno de 750.000 euros. Nos hemos certificado en todo para poder cumplir y estar a la altura de las convocatorias y vamos a seguir en esa línea, peleando por fondos estatales, porque para nosotros la formación y la cualificación, tanto de empresas como profesionales, es fundamental.

Vamos a seguir ayudando a nuestras empresas en todo aquello que es obligatorio, con jornadas, formación, asesorías... Vamos a seguir apostando por los proyectos de cooperación transfonteriza, donde llevamos 40 años con los socios portugueses, la Xunta, el Puerto de Vigo, el de Leixoes, se abrirá la convocatoria en el segundo semestre.

Otra de las fortalezas de la Confederación es la negociación de convenios colectivos para nuestros asociados. Es un duro trabajo de asesoría jurídica y profesional.

Y el ámbito del Consejo Asesor de la CEP, del que forman parte terminadas empresas, tiene sus propias líneas estratégicas, y muchas las difunde a la Confederación para que las defendamos. Son tres líneas estratégicas: una es la defensa de las infraestructuras, es una bandera que no vamos a abandonar: la lucha por el corredor noroeste, la salida sur de Vigo, el AVE por Cerdedo. Todo lo que signifique infraestructura en nuestra provincia para nosotros es irrenunciable.

Luego hay una parte que es Conecta CEP, que es el networking, la comunicación entre grandes y pequeñas empresas, la comunicación horizontal de las empresas que tienen problemas comunes más allá de sus sectores, y que estas empresas sean capaces de conectarse con CEOE, Cepyme, con la sociedad civil... para que puedan escuchar lo que les preocupa a nuestras empresas.

Y después está la acción social, donde están los planes de responsabilidad social empresarial, dentro de los cuales están los planes de igualdad, el fomento de la desconexión digital,  la flexibilidad laboral... esas son las líneas por las que vamos a seguir trabajando".

 

Entonces, para finalizra esta entrevista, ¿qué podemos aguardar para 2022? ¿Podemos ser optimistas?

J.C.: “Soy optimista porque nuestros empresarios están por encima de cualquier problema, y nuestros trabajadores también. Es muy importante el compromiso que han tenido los trabajadores con las empresas y la sociedad en estos dos últimos años, sino esto no hubiera sido posible.

Nuestras empresas son resilientes, aquí hay empresas de más de 75 años, que han pasado guerras mundiales, una guerra civil, las crisis del año 80, del 84... Las empresas están haciendo su labor, están mejorando, innovando, se están fortaleciendo, y lucharán, saldrán con daños algunas, muchas no tendrán el crecimiento que tenían previsto, otras aprovecharán el momento como las que aprovecharon la crisis del covid, hay sectores que les fue muy bien. Por tanto nuestros empresarios son resilientes, son duros, comprometidos.

Va a ser un escenario optimista sin duda; ahora, con unas expectativas de crecimiento menores de lo que nos estaban diciendo. Hoy hemos recibido datos que sitúan el crecimiento por debajo del 5%.Y la inflación ya veremos pero está apuntando al 7,5 y nos están diciendo que habrá puntas del 10. ¿Que va a haber empresas que sufran? Sin duda. ¿Que hay empresas que están fuertemente endeudadas como consecuencia del covid? Ahí veremos el compromiso de los gobiernos y de las entidades financieras, para apoyar a esas empresas si son rentables. Pero yo soy optimista, pero menos optimista de lo que lo era en enero una vez que la sexta ola iba pasando”.

Comentarios
"Estamos en una causa de extrema necesidad y de urgencia y por tanto pedimos reales decretos-leyes"