ASAMBLEA GENERAL

Caixa Rural Galega obtuvo en 2019 un beneficio de 5,5 millones de euros

Caixa Rural Galega celebró su asamblea general anual el pasado sábado con la presencia del Consejo Rector de la cooperativa de crédito, presidida por Manuel Varela,y los representantes de las juntas preparatorias celebradas en las últimas semanas en Vilalba, Cambados, Pontevedra, Melide y Lugo.
Caixa Rural Galega obtuvo en 2019 un beneficio de 5,5 millones de euros
O director xeral de Caixa Rural Galega, Jesús Méndez, e o presidente, Manuel Varela.
O director xeral de Caixa Rural Galega, Jesús Méndez, e o presidente, Manuel Varela.

El punto más relevante del orden del día fue la aprobación de las cuentas del ejercicio 2019 de Caixa Rural Galega, de las que destaca un beneficio neto que superó los 5,5 millones de euros, cifra que supera ligeramente la del año 2018. 

Las cuentas recogen unos activos que alcanzan los 1.200 millones de euros y que suponen un crecimiento algo superior al 11% respeto del año anterior.

Los depósitos de clientes suponen case 1.100 millones de euros y la inversión crediticia supera los 550 millones de euros, consiguiendo ambas partidas crecimientos del 9,7% y 11% respectivamente. La entidad cerró el ejercicio con un ratio de morosidad del 4,92%, que continúa su tendencia a la baja, en clara recuperación tras los años más difíciles de la reciente crisis. La ratio de solvencia supone el 15,33%, mejorando más de dos puntos el dato de 2018 y cumpliendo con holgura los requerimientos normativos.

También estaba en el orden del día la elección del presidente y varios vocales que concluían mandato. El actual presidente, Manuel Varela, que ostenta el cargo desde 2015 ,fue reelegido para uno nuevo mandato. 

Valoración del presidente 

El reelegido presidente, Manuel Varela, calificó el ejercicio 2019 cómo exitoso, en la línea de los últimos años, pese a las dificultades habituales como las incertidumbres económicas, la inseguridad jurídica o la persistencia de tipos de interés extremadamente reducidos que dificultan las márgenes de la actividad. Sí bien la coyuntura ya no se podía calificar de favorable, la presencia en estos primeros meses de 2020 del coronavirus, el confinamiento de la población y los efectos negativos que esto tendrá para la economía nos próximos meses e incluso años, hacen presagiar tiempos más complejos que los que nos preceden, según el comunicado remitido por la entidad.

Así, Caixa Rural espera servir de soporte para las actividades de sus socios y clientes como ya había sucedido la raíz de la crisis de 2008, cuando se había producido un cierre crediticio, durante la cual fue capaz de seguir dando crédito gracias a su posición y estructura de balance fruto de una  trayectoria de gestión prudente.

La entidad sigue siendo optimista cuando menos respecto de la continuidad de su senda de crecimiento,apostando por un equilibrio entre la digitalización que impera en el sector y su red de oficinas y la atención personal que caracteriza a la caja desde siempre.

Comentarios
Caixa Rural Galega obtuvo en 2019 un beneficio de 5,5 millones de euros