Francisco Conde defiende un modelo eólico "ordenado e garantista"

La Xunta rechazó en los últimos años 149 proyectos eólicos

La Xunta de Galicia rechazó en los últimos años un total de 149 proyectos eólicos que sumaban cerca de 7.500 MW. Desde 2020 han entrado en servicio seis parques y una repotenciación, con una potencia de 92 MW, y  la Administración autonómica ha autorizado otros 17 parques que suman 357 MW.
La Xunta rechazó en los últimos años 149 proyectos eólicos
Aerogeneradores instalados en el parque eólico de Monte Tourado-Eixe.
Aerogeneradores instalados en el parque eólico de Monte Tourado-Eixe.

Son datos difundidos este miércoles en el Parlamento gallego por el vicepresidente primero y conselleiro de Economía, Industria e Innovación, Francisco Conde, quien respondió a preguntas relacionadas con la energía eólica y defendió que el modelo eólico gallego es "ordenado, garantista, sustentable e respectuoso co medio ambiente e xerador de emprego e riqueza". Galicia es una de las tres comunidades autónomas que dispone de un instrumento de ordenación para los proyectos eólicos.

Conde insistió en “que tramitar no significa autorizar”, sino cumplir con la legalidad, por lo que los proyectos rechazados, archivados o informados negativamente fueron descartados por estar fuera de las áreas de desarrollo eólico o en espacios de Red Natura o por solapamientos con parques existentes, entre otras causas. Así, el 77,5% del territorio gallego está blindado frente a los eólicos.

El vicepresidente primero recordó que la Xunta estableció una moratoria hasta el 30 de junio de 2023 para tramitar los 275 expedientes recibidos y contrató 70 profesionales para realizar una adecuada evaluación de los proyectos.

Condo señaló también este modelo eólico como creador de riqueza y empleo, apuntando que genera un retorno anual de 117 millones de euros que repercute en los propietarios de los terrenos, ayuntamientos e ingresos tributarios.

El conselleiro de Economía, Industria e Innovación también apuntó que se está trabajando para dar prioridad la aquellos proyectos que destinen, cuando menos, un 50% de la energía que produzcan a una industria asentada en Galicia, una normativa que mantendrá el mismo nivel de protección ambiental y que, además, será clave en el futuro de empresas estratégicas cómo Alcoa.

En lo que respecta a los parques que se están tramitando en las zonas de Baiona, Oia, Tomiño, Gondomar y O Rosal, Conde lanzó un mensaje de tranquilidad, pues se está actuando con la máxima transparencia y la decisión final dependerá exclusivamente de se se ajustan a la ley.

Comentarios
La Xunta rechazó en los últimos años 149 proyectos eólicos