La Xunta buscará un posible comprador para la fábica de turbinas eólicas

Vestas rechaza las ayudas públicas para mantener la actividad en Viveiro

La Xunta se comprometió en la segunda reunión de la mesa industrial de Vestas a llevar a cabo “una búsqueda activa” de compradores que quieran adquirir la factoría de Viveiro, después de que la empresa rechazara las ayudas económicas para mantener la actividad en la fábrica.
Vestas rechaza las ayudas públicas para mantener la actividad en Viveiro
A conselleira de Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana, acompañada polo director do Igape, Fernando Guldrís, e polo delegado territorial da Xunta en Lugo, Javier Arias, participa na mesa industrial de Vestas.
Segunda mesa industrial de Vestas, con representantes de Xunta, Gobierno central, compañía, comité de empresa y sindicatos./C.PAZ.

En la segunda mesa industrial de Vestas, celebrada en Santiago de Compostela con la participación de la dirección de la empresa, el comité de empresa, los sindicatos, el Gobierno central y la Xunta, esta última se ofreció a buscar un comprador para la fábrica de turbinas eólicas de Viveiro, ofrecimiento en el que espera implicar al propio Ejecutivo central. La Xunta quiere evitar así el cierre definitivo de la fábrica de A Mariña, que dejaría en el paro a 115 trabajadores, después de que Vestas rechazase las ayudas económicas que la propia Xunta como el Estado le ofrecieron en la reunión, bien a través de préstamos con carencia de interés “muy bajo” o por medio de ayudas a fondo perdido para apoyar la transformación industrial de la fábrica con el único objetivo de mantener la producción y los puestos de trabajo.

La conselleira de Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana -que acudió a la reunión acompañada por el director del Igape, Fernando Guldrís, y el delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias- lamentó que la empresa se negase a optar a estas ayudas destacando que “no tienen intención de llevar a cabo ningún plan de reindustralización en la factoría”. En este sentido, Lorenzana explicó que la empresa se ofreció a trabajar “solamente” en el seno de la mesa laboral, en un plan de mantenimiento de parte de la actividad que se centraría en el ámbito de la formación y de los servicios.

Con respecto a la búsqueda de posibles compradores, la empresa se comprometió, entre este miércoles y el jueves 14, a trasladarle a la Xunta la información que le solicite para poder hacer un estudio. “Trabajaremos lo antes posible para la búsqueda de un comprador, ya que los plazos del ERE son muy ajustados porque el 28 de octubre finaliza el plazo de tramitación”, subrayó la conselleira. Antes de que finalice este plazo, la Xunta convocará otra reunión de la mesa industrial.

 

Comentarios
Vestas rechaza las ayudas públicas para mantener la actividad en Viveiro