¿Qué son los minipréstamos y por qué crecen en popularidad?

La economía española se encuentra en un proceso de cambio constante desde la llegada de la pandemia, experimentando no solo periodos inflacionarios importantes, sino también un incremento en las solicitudes de financiamiento. Entre los tipos de créditos que más crecen podemos encontrar a los minipréstamos.

¿Qué son los minipréstamos y por qué crecen en popularidad?
Los miniprestamos son una de las alternativas de financiación más accesibles de la actualidad.
Los miniprestamos son una de las alternativas de financiación más accesibles de la actualidad.

Su popularidad no solo radica en la velocidad con la que estos son entregados, sino también en las sumas de dinero que se otorga, brindando apoyo en caso de emergencia a aquellas personas que no buscan compromisos largos con las principales entidades bancarias. Aquí te explicamos todo lo que tienes que saber sobre los minipréstamos:

El concepto de minipréstamos

Los minipréstamos, en teoría, son un concepto sencillo: financiamiento limitado diseñado para gastos específicos que no signifiquen una deuda importante para el solicitante o la entidad bancaria. Al comparar entre las principales opciones del mercado podemos encontrar que van desde montos tan bajos como 50 euros, hasta sumas que superan los 7.000 euros.

Se trata de una de las alternativas de financiamiento más accesibles de la actualidad, siendo posible solicitar minipréstamos de forma completamente digital, con apenas requerimientos legales, y con plazos de entrega de menos de 24 horas, algo que los ha vuelto sumamente interesante para quienes tienen gastos urgentes.

En cuanto al lado negativo, estos préstamos son los que implican un mayor riesgo para las entidades bancarias, por lo que suelen ser los que tienen las condiciones más “injustas”, incluyendo plazos de devolución sumamente limitados y una tasa anual equivalente (TAE) mucho más alta que el de otras alternativas de financiamiento.

Una opción cada vez más popular

Estos préstamos han crecido en popularidad con la llegada del coronavirus, sin embargo, desde hace más de 5 años han venido convirtiéndose en una de las opciones más utilizadas por los españoles de acuerdo a distintos reportes de prensa. Este fenómeno de crecimiento inició con la crisis de mediados de la década pasada, y se ha perpetuado con la aparición de la pandemia.

En conjunto con los créditos rápidos, los minipréstamos se han vuelto atractivos debido a que permiten acceder a financiamiento en apenas unas horas, con los requisitos siento tan básicos como un documento de identidad e información de contacto, algo que no ocurriría al solicitar apoyo de mayor magnitud.

¿Qué tener en cuenta antes de solicitar?

Los minipréstamos pueden ser muy atractivos, sin embargo, son herramientas financieras con las que debemos ser sumamente cuidadosos, solicitándolas únicamente cuando no exista una opción mejor.

El motivo principal es su TAE que, según un estudio publicado por la Asociación Usuarios Financieros (ASUFIN), puede superar incluso el 2.000%, siendo así la forma de ayuda financiera más costosa del mercado.

Al igual que con otros tipos de créditos, es importante comparar entre las distintas opciones del mercado, asegurándonos de elegir la que cuente con las condiciones más beneficiosas para nuestras necesidades. Si entendemos que el TAE o el plazo de devolución no es ideal para nuestras finanzas, es mejor “pasar de largo”.

Finalmente, debemos asegurarnos de que la entidad a la que realizaremos la solicitud es de confianza, ya que con el crecimiento en la popularidad de estos préstamos, también ha crecido el número de “bancos” que funcionan al margen de la ley e incluso de grupos de estafadores.

Los minipréstamos son una opción de financiamiento novedosa y atractiva, pero no por eso debe ser abusada por quienes desean gastar sin utilizar dinero propio. En caso de emergencia, estos préstamos son perfectos para la mayoría, pero para el resto de las necesidades básicas, lo mejor es acceder a financiación tradicional.

Comentarios
¿Qué son los minipréstamos y por qué crecen en popularidad?