Anfaco reclama medidas coordinadas desde la UE para revertir la situación

La incertidumbre lastra el sector de las conservas

El sector de las conservas de pescado y marisco, representado por Anfaco-Cecopesca, ha dado la voz de alarma por el momento de incertidumbre que atraviesa el sector debido a las "graves tensiones económicas existentes en el mercado".
La incertidumbre lastra el sector de las conservas
Planta de procesado de conservas de Calvo, una de las empresas tractoras que participan en BFFood.
Planta de procesado de conservas.

En un comunicado, Anfaco-Cecopesca señala que un sector "esencial y estratégico" de la economía, como es el de las conservas de pescado y marisco, sufre actualmente las consecuencias de los efectos post-pandemia. "Con unos materiales de acero y aluminio o una energía en valores históricos ante un invierno que se torna largo y frío, una logística estancada en cuellos de botella y cuyas navieras no atisban a normalizar, o unas materias primas revolucionadas con una progresión constante e impredecible que genera, incluso, vigencias de contrato mínimas en plazos récord, la expectativa es máxima", recopilan desde Anfaco. 

A este respecto, el secretario general de Anfaco-Cecopesca, Juan Vieites, señala que "en un momento que se presuponía clave para la recuperación de la economía, incluso para la reindustrialización del tejido productivo, las planificaciones apuntan al desánimo por una falta de previsión certera. Los acuerdos comerciales se tornan más difíciles que nunca, con una continuidad en permanente duda que afecta a la seguridad del flujo de operaciones y que alude, directamente, al término desabastecimiento".

Los datos generales expuestos en fuentes e informes públicos hablan por sí mismos. El colapso en el transporte por contenedor ha llegado a incluso elevar 600% el coste, el fuel y gas natural duplican (+100%) valores, la energía eléctrica, según tarifa aplicada, puede llegar a triplicar (+200%) su precio respecto 2020. A este panorama, se le suma el aumento en los envases de hojalata y aluminio, marcados por decisiones en China y Estados Unidos, que ya se apuntaban en el mercado de materias primas a inicios de año superiores al 40% en un “rally” inédito. A lo anterior, se añaden otras cuestiones, apuntan desde Anfaco, como mayores “impuestos verdes” como consecuencia de Reales Decretos en tramitación. "Las industrias requieren importar materia prima y organizar producciones just in time para ser eficientes y competitivos frente a terceros países. Un entorno de roturas de stock, o de falta de medios logísticos por tierra, mar  y aire, hace entrever la compleja situación que se vive actualmente en el sector", añade Vieites.

Medidas desde la UE

La prioridad del empresariado es el empleo. Con 15.000 trabajadores en España, la industria conservera es responsable de aportar riqueza en zonas costeras dependientes de su actividad, y que actualmente podría verse afectada. Las previsiones son de incertidumbre, ya no sólo en términos económicos sino de tiempos y abastecimiento. Por ello la patronal conservera entiende que debieran tomarse medidas en la Unión Europea, "inmediatas y coordinadas con impacto internacional, que prevengan una pérdida de industria y empleo difícilmente recuperable, como consecuencia de la frágil situación en el entorno europeo de la conserva española que continuamente demanda un level playing field".

"Es el momento de manifestar nuestra preocupación actual, que se dirige a la misma viabilidad futura de la actividad. Debemos alertar que, como primera potencia europea, no podemos permitir perder la generación de valor añadido y empleo, y para lo cual solicitamos la sensibilidad de la Administración para que trabaje en mejorar urgentemente la situación", concluye Vieites.

Comentarios
La incertidumbre lastra el sector de las conservas