Buena acogida a las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores luso

El Grupo Colmeiro, favorable a la conexión ferroviaria por alta velocidad con Portugal

El Grupo Colmeiro de Opinión y Debate acoge con buenos ojos la preferencia del Gobierno luso por una conexión ferroviaria de alta velocidad entre las principales ciudades portuguesas y Galicia, frente al enlace con Madrid.
El Grupo Colmeiro, favorable a la conexión ferroviaria por alta velocidad con Portugal
Estación de Tren Porto-São Bento./ David Mark en Pixabay.
Estación de Tren Porto-São Bento./ David Mark en Pixabay.

 A raíz de las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores portugués, Augusto Santos Silva, sobre la conexión por alta velocidad entre Portugal y España a través de Galicia, el Grupo Colmeiro se manifiesta a favor de lo que en su día afirmó la ministra lusa de Cohesión Territorial, Ana Abunhosa, en el sentido de que la línea ferroviaria Lisboa-Porto-Vigo es una “prioridad”, opinión reiterada ahora por Santos Silva, que también subraya la prioridad de la línea de alta velocidad con Galicia.

Portugal mantiene que la alta velocidad Lisboa-Madrid no es urgente en estos momentos, y que no está interesado en una única conexión con España. Galicia debe alinearse de manera cooperadora con estas políticas del país vecino, pues en ello le va un acercamiento más eficiente con Portugal, exponen desde Colmeiro.

Diferentes miembros del Grupo Colmeiro se han mostrado favorables a esta conexión ferroviaria con nuestro vecino del sur. "El Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, acaba de hacer unas declaraciones sobre las conexiones ferroviarias entre Portugal y Galicia que, por su oportunidad, claridad e importancia, merecen un breve comentario", afirma Antonio Viñal Casas, exdiplomático y delegado en Galicia de la Cámara de Comercio Hispano Portuguesa. "Oportunidad, en primer lugar, por pronunciarse sobre una materia enormemente sensible a ambos lados de la frontera, y romper con ello un compás de espera que, pese a las reivindicaciones de los agentes económicos y sociales respectivos, se  venía prolongando demasiado en el tiempo. Claridad, en segundo lugar, por la nitidez de su contenido, al despejar cualquier duda sobre la necesaria prolongación de las líneas ferroviarias de Oporto hacia Galicia, y admitir, en este contexto, que dicha prolongación se encuentra entre las prioridades de su Gobierno. Importancia, en fin, por la repercusión que una infraestructura de esta naturaleza tendrá en la red logística de mercancías y pasajeros del Corredor Atlántico, en la cohesión territorial de la Eurorregión y en el desarrollo económico y social de sus zonas de influencia. Ahora falta, claro,  que  estas declaraciones, para ser ejecutivas, se perfeccionen mediante la consiguiente coordinación entre los correspondientes Gobiernos, el consenso de  los plazos de realización y la identificación de las fuentes de financiación, comunitarias y nacionales"", añade Viñal Casas.

Por su parte, el economista y exdirector xeral de Política Financiera de la Xunta, Eugenio García Lalinde, ve "lógico que la preferencia del gobierno portugués sea articular, mediante un ferrocarril de alta velocidad, el eje Atlántico que une las mayores ciudades del país donde se concentran la actividad económica y la población. Parece también lógico que, establecida esta preferencia, se complete con la conexión con la frontera española y con Vigo". " esde la perspectiva gallega esta decisión es enteramente afortunada toda vez que facilita la integración de Galicia con el Norte de Portugal, contribuyendo al incremento de las inversiones y del flujo de mercancías y de personas entre ambas zonas geográficas. Esta afortunada decisión fomentaría igualmente el incremento del turismo no solo entre Galicia y el Norte de Portugal,  sino también con el conjunto del país, ya que contaríamos con un medio de transporte rápido y seguro con las más importantes ciudades portuguesas", abunda García Lalinde.

Natasha Silva, profesora de la Universidad Portucalense y miembro de Colmeiro, señala que el enlace entre Lisboa-Porto-Vigo "puede ser la puerta de entrada de mucho comercio internacional para la península Ibérica y para Europa, dada la importancia de este enlace en la competitividad económica y la valorización de la red de puertos portugueses y gallegos". No obstante, Silva recoge las palabras del presidente del Eixo Atlántico, Ricardo Río, por la situación de las inversiones en la parte española. "La principal falla viene del lado español por los atrasos en la resolución de la salida sur de Vigo".

Finalmente, el presidente del Grupo Colmeiro y miembro numerario de la Real Academia Galega de Ciencias, Luis Caramés Viéitez, considera esta infraestructura ferroviaria "un elemento esencial en la vertebración de Galicia y el Norte de Portugal, y también en clave ibérica, por decirlo en terminología “iberista”, entendiendo la península ibérica como un todo. Territorio de la conocida como Eurorregión, con más de 7 millones de habitantes, con relaciones económicas, comerciales y científicas que deberán intensificarse, así como el turismo, no sólo de frontera".

"El gobierno portugués parece tener las cosas muy claras al respecto y, para nosotros, es sin duda una gran oportunidad. Vendrán otros desafíos relacionados con la ordenación del territorio, con las estrategias de movilidad, pero se podrá contar con un activo que acercará más a dos pueblos que nunca debieron vivir de espaldas, aplicando aquel refrán, ya superado, que decía que 'de Espanha, nem bom vento, nem bon casamento'. Galicia y su gobierno harán bien en estar al quite y sintonizar con una política de transporte que pasa por encima de ideologías", concluye Caramés.


 


 

Comentarios
El Grupo Colmeiro, favorable a la conexión ferroviaria por alta velocidad con Portugal