Reunión del delegado del Gobierno en Galicia con representantes empresariales

El Gobierno trabaja en un Plan de Movilidad para estudiar todas las alternativas posibles a la A-6

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, adelantó a representantes de empresas del sector del transporte y patronales gallegas que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) trabaja en un Plan de Movilidad para estudiar todas las alternativas posibles a la autovía A-6, afectada por cortes de tráfico en Pedrafita tras el colapso de un viaducto.
El Gobierno trabaja en un Plan de Movilidad para estudiar todas las alternativas posibles a la A-6
Reunión del delegado del Gobierno en Galicia con representantes del sector transporte y logístico y de las patronales de A Coruña y Lugo.
Reunión del delegado del Gobierno en Galicia con representantes del sector transporte y logístico y de las patronales de A Coruña y Lugo.

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, mantuvo este martes una reunión con representantes de las confederaciones de empresarios de A Coruña y de Lugo, así como de asociaciones de transportistas como la Asociación Coruñesa de Transportes Discrecionales y Especiales (ACOTRADES) y del Clúster da Función Loxística de Galicia, para escuchar sus inquietudes y demandas ante la situación de la autovía A-6, tras los derrumbes del viaducto de O Castro. José Miñones trasladó al sector un mensaje de tranquilidad: “el Gobierno está poniendo todos los recursos necesarios para conocer las causas de los daños en el Viaducto de O Castro y plantear la mejor solución”, expuso.

José Miñones expresó a los empresarios su disposición para poner en marcha las mejores soluciones posibles con el fin de proteger la competitividad del tejido empresarial frente a los perjuicios que les pueda generar el derrumbe producido entre Pedrafita do Cebreiro (Lugo) y Vega de Valcárcel (León). Remarcó que el estado de la A-6, como importante arteria logística, es prioritario porque “para este Gobierno son una prioridad las comunicaciones de Galicia con el resto del país”.

El delegado corroboró que desde el Gobierno se está trasladando a la Xunta y al resto de administraciones y de sectores implicados toda la información sobre la autovía del Noroeste con rigor y transparencia para garantizar la seguridad, tanto de los trabajadores como de los usuarios de la autovía. En ese sentido, añadió que se está evaluando el estado de la infraestructura con la máxima premura, anteponiendo en todo momento la seguridad de todos los conductores.

“El Gobierno está trabajando para recuperar lo antes posible la circulación, para lo que el Ministerio de Transportes está poniendo todos los recursos, con los mejores técnicos especialistas a nivel mundial, así como  las mejores empresas para acometer las actuaciones”, afirmó Miñones.
 

La CEC demanda soluciones de emergencia

En esta reunión, el presidente de la Confederación de Empresarios de A Coruña, Antonio Fontenla, trasladó al delegado del Gobierno en Galicia la reclamación del tejido empresarial coruñés para que "se habiliten yan, de forma inmediata, los fondos necesarios para reponer el viaducto y se agilicen al máximo todos los trámites para recuperar en el plazo mínimo posible la conectividad del Norte de Galicia con la Meseta a través de esta autovía". "Necesitamos soluciones de emergencia, porque el corte de esta arteria vital para la comunicación con el centro de la Península supone una situación de emergencia para Galicia", insistió el presidente de la patronal coruñesa.

La A-6 es la principal arteria logística que sostiene los intercambios de mercancías entre las provincias de A Coruña y Lugo y el resto de la Península. “No existe alternativa por otra ruta que pueda utilizarse en condiciones asumibles para las empresas, ni hay posibilidad razonable de desvío por vía terrestre para determinados transportes especiales”, recalcó el presidente de la CEC.

“El corte de esta infraestructura daña de manera muy importante no sólo la competitividad, sino también la misma viabilidad, de las empresas en sectores de enorme relevancia para nuestra economía. Y es máxima la preocupación del sector logístico gallego, ya muy castigado por la crisis de los combustibles; así como del sector de renovables, máxime en un momento en el que su expansión con nuevos proyectos industriales y energéticos, y su renovación, suponen uno de los ejes tractores en la inversión de los fondos europeos de recuperación en Galicia”, alertó Fontenla.

Es por ello que la CEC solicitó la máxima premura en la evaluación del estado de esta infraestructura en su conjunto, empezando sin más demoras por el viaducto afectado: “No podemos esperar a que caiga el tramo que continúa en pie, porque nadie sabe cuánto puede tardar en producirse el colapso total; habrá que buscar una solución que garantice la seguridad, por supuesto, pero también la máxima inmediatez, porque esperar no es una alternativa asumible”.

Fontenla también reclamó la máxima celeridad en la propuesta de soluciones técnicas para la reconstrucción del viaducto afectado y su ejecución, así como el compromiso de que se agilizarán todas las tramitaciones, para hacer realidad la recuperación de esta vía con las máximas garantías en el plazo más breve que sea posible.

La pasada semana, la Confederación coruñesa solicitó también al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, la mediación de la CEOE para defender la reposición de esta infraestructura como una cuestión “crítica” para el tejido empresarial gallego. Otros colectivos empresariales, como el Clúster da Función Loxística, la Cámara de A Coruña o la propia patronal gallega también han incidido en la importancia de recuperar el tráfico en la A-6 lo antes posible.

 

Comentarios
El Gobierno trabaja en un Plan de Movilidad para estudiar todas las alternativas posibles a la A-6