Propuestas de la Agef para hacer frente a la crisis del covid-19

Las empresas familiares reclaman competitividad fiscal para atraer empresas a Galicia

La Asociación Gallega de la Empresa Familiar (Agef) solicita a las administraciones públicas un plan urgente, desburocratizado y fiscalmente competitivo para apoyar a las más de 80.000 compañías gallegas que continúan vivas a pesar de la crisis del covid-19.

Las empresas familiares reclaman competitividad fiscal para atraer empresas a Galicia
Víctor Nogueira, Margarita Hermo y Berta Rivera, en la presentación de las propuestas de la Agef.
Víctor Nogueira, Margarita Hermo y Berta Rivera, en la presentación de las propuestas de la Agef.

Competitividad fiscal para atraer inversión a Galicia y evitar la fuga de empresas; mayor agilidad en la tramitaciones administrativas; apoyo a la solvencia de las empresas, y una mayor información a las pequeñas y medianas empresas para que puedan acceder a los fondos europeos de reconstrucción son las cuatro grandes líneas que proponen desde la Agef, según ha explicado este jueves en Santiago de Compostela su presidente, Víctor Nogueira.

Urge ganar en competitividad fiscal para atraer inversión a Galicia, y eso pasa por bajar impuestos. Las empresas que vivimos aquí hemos demostrado en la anterior crisis, y en lo que va de esta, que a poco que nos apoyen funcionamos como las verdaderas estabilizadoras del empleo. Si lo fiamos todo a la llegada de los fondos europeos para la recuperación, vamos a llegar tarde”, ha reclamado Nogueira.

En este sentido, el presidente de la Agef ha abogado por la bajada de impuestos. De los que gestiona el Gobierno central,  principalmente el IVA para la hostelería y el turismo; y de los que están en manos de las comunidades autónomas, los impuestos de Patrimonio y de Sucesiones “porque son injustos, son expropiatorios y porque van contra la tendencia en toda Europa”, ha afirmado Nogueira. “Yo no conozco ningún empresario que se haya venido a Galicia por razones fiscales, y por desgracia todos conocemos a empresarios que se han ido de Galicia por razones fiscales”, ha añadido, subrayando que “nos han demostrado otras autonomías que por cada euro que se rebajan de impuestos se captan muchos más euros en consumo y en inversión”.

El presidente de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar también ha incidido en la necesidad de “reducir la selva administrativa que tenemos en este país; la superposición de administraciones en general produce un verdadero problema de gestión” y ha mostrado su preocupación por la falta de información directa y la accesibilidad de pequeñas y medianas empresas a los fondos europeos de reconstrucción (140.000 millones de euros corresponden a España). A este respecto, ha lamentado la situación interna que vive la Confederación de Empresarios de Galicia, que impide que asuman el papel de liderazgo en información y coordinación de proyectos que le corresponde. Nogueira ha hecho una llamada a la patronal gallega a que "se olviden personalismos, conflictos y consigamos hacer renacer la CEG, que es asbolutamente necesaria e imprescindible".

Las empresas familiares resisten mejor la crisis

Nogueira ha estado acompañado en su rueda de prensa por las directoras de las cátedras de la Empresa Familiar de las universidades de Vigo y A Coruña, Elena Rivo y Berta Rivera, quienes dieron a conocer las claves de un informe sobre el impacto del covid-19 en la economía gallega, y en particular en las empresas familiares, que representan el 92,4% de todo el tejido empresarial de nuestra Comunidad, aportan cerca de 400.000 empleos y generan 22.300 millones de euros de riqueza (valor añadido bruto) al año.

El análisis de Agef revela que, entre octubre de 2019 y octubre de 2020, Galicia perdió 1.848 empresas, en su mayoría pymes, y entre noviembre de 2019 y noviembre de 2020, 15.400 puestos de trabajo.  Además, “si contabilizamos las personas que están actualmente en ERTEs, tenemos hoy en Galicia a 214.400 desempleados, la cifra más alta desde hace 5 años. Solo en noviembre y solo en la hostelería hemos perdido casi 4.000 empleos”, ha precisado Berta Rivera, directora de la Cátedra de la Empresa Familiar de la Universidad da Coruña.

Aunque todavía es pronto para tener estudios específicos sobre el impacto específico de la crisis del coronavirus en las empresas familiares, lo cierto es que en la anterior crisis, la de 2008, resistieron mejor y consiguieron mantener el empleo, algo que también se espera en esta ocasión. “(Las empresas familiares gallegas) actúan como estabilizador en épocas de crisis económica y consiguen preservar el empleo y el vínculo con sus trabajadores”, ha señalado Rivera.  En este sentido, es de destacar que de las 40.000 nuevas altas en la Seguridad Social que se produjeron desde abril a noviembre en Galicia, descontando el 6,6% que corresponde a la administración, el 90% del resto corresponderían a compañías de tipo familiar.

Comentarios
Las empresas familiares reclaman competitividad fiscal para atraer empresas a Galicia