Reunión de la junta directiva y el comité ejecutivo

La CEG reclama una rebaja de la presión fiscal a las empresas

La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) celebró en Ourense reunión de su junta directiva y comité ejecutivo, en las que se analizaron asuntos que preocupan al empresariado gallego, como las reformas fiscal y laboral.
La CEG reclama una rebaja de la presión fiscal a las empresas
Reunión del comité ejecutivo de la CEG, celebrada en la CEO y de manera telemática.
Reunión del comité ejecutivo de la CEG, celebrada en la CEO y de manera telemática.
La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) reclama una “fiscalidad que respalde la recuperación económica y el crecimiento sostenido y a largo plazo”, por lo que tendría que ser “justa, transparente e impulsora de equidad tributaria”, una fiscalidad acorde a la economía actual y “que permita atenuar las grandes amenazas derivadas de la crisis provocada por la reciente pandemia: el déficit estructural, el desempleo y el elevado nivel de deuda pública que se ha alcanzado en España”.

Así lo puso de manifiesto su presidente, Juan Manuel Vieites, tras la celebración de sendas reuniones de comité ejecutivo y junta directiva llevadas a cabo este martes telemáticamente desde la sede la Confederación Empresarial de Ourense (CEO), considerando además que una modificación del sistema fiscal que afecte a Galicia en su conjunto y a sus empresas en particular debería centrar sus pretensiones en atraer inversiones e iniciativas emprendedoras a la Comunidad Autónoma evitando deslocalizaciones de las firmas gallegas a otras regiones o países.

Igualmente, expuso Vieites ante los medios de comunicación, “el rediseño del sistema fiscal debería suponer una oportunidad para rebajar la presión fiscal que se ejerce sobre nuestras compañías que, en estos momentos, lo que necesitan son recursos y capital para dinamizar su actividad”. Y es que “una parte importante de nuestro tejido productivo ha sufrido enormemente las consecuencias de la pandemia y las medidas restrictivas adoptadas para evitar la expansión de la misma, enfrentándose ahora a procesos necesarios de reconversión y reasignación de recursos, por lo que se hace necesario llevar a cabo medidas que acompañen y faciliten estos procesos de transformación”.

En definitiva, “no es el momento de subir impuestos –afirma categóricamente Juan Manuel Vieites-, ya que esta decisión supondría incrementar los costes que soportan las empresas y lastraría la tan esperada recuperación económica obligándolas a reducir sus niveles de inversión e influyendo muy negativamente en la recuperación del empleo y de la productividad”.

“Entendemos que la pretendida armonización fiscal debe darse ajustando impuestos a la baja persiguiendo siempre la convergencia real entre territorios”, añade. A este respecto, aludió a figuras impositivas como el Impuesto de Donaciones y Sucesiones o el IVA, en donde podrían hacerse "rebajas fiscales". "Estamos por encima de la media de los países de nuestro entorno y eso nos hace perder competitividad", justificó Vieites.

Reforma laboral

Vieites aludió igualmente en una comparecencia pública a la otra reforma que el Gobierno tiene encima de la mesa y que preocupa al empresariado, como la reforma laboral. “Una vez que se normalice la situación en lo que respecta a la vacunación de la población y de la pandemia del COVID-19, las instituciones del mercado laboral deben seguir favoreciendo la flexibilidad a las empresas para impulsar el crecimiento de la productividad laboral y siempre a través del Diálogo Social”, exuso Vieites.  

“En este sentido, mostramos nuestro rechazo a algunas de las últimas cuestiones planteadas por el Gobierno y que van precisamente en contra de esa flexibilidad, como que las necesidades coyunturales actuales de las empresas para contratar cuando hay estacionalidad no estén cubiertas”. “La propuesta del Ejecutivo castiga al empleo, por lo que consideramos un contrasentido hacer una reforma laboral que nos pueda llevar a más paro”, añadió el presidente de la CEG.

Juan Manuel Vieites también se refirió a la subida del Salario Mínimo Interprofesional, considerando que “no es el momento de la subida pretendida, ya que primero toca centrarse en la recuperación económica, y cuando las empresas tengan oxígeno, se aborde este tema, siempre en el marco del Diálogo Social”. “De otra forma, saldríamos muy perjudicados con respecto a los países de Europa del sur y con Francia”, continuó.

Con respecto al acuerdo para la reforma de las pensiones, que se someterá a ratificación en el comité ejecutivo de la CEOE de este martes, el presidente de la patronal gallega consideró que la propuesta es "perfectamente asumible y razonable".

Por su parte, la presidenta de la Confederación Empresarial de Ourense, Marisol Novoa,agradeció a Vieites que regresara a Ourense apenas un mes después de su última visita y reiteró su “total apoyo a la CEG para seguir trabajando juntos y mantener esta unidad empresarial que hemos alcanzado en este nuevo recorrido del asociacionismo empresarial y que nos servirá, a su vez, para consensuar actuaciones y propuestas para seguir reclamando a favor del tejido empresarial gallego”.

Incorporación de Fegatramer

Las reuniones de junta directiva y comité ejecutivo de la CEG fueron dirigidas por Juan Manuel Vieites, que estuvo acompañado por los vicepresidentes de la patronal gallega, Marisol Novoa, presidenta de la CEO; Antonio Fontenla, presidente de la CEC; y Jorge Cebreiros, presidente de la CEP.

En el comité ejecutivo se acordó que la Federación Gallega de Transporte de Mercancías (Fegatramer), organización sectorial de ámbito autonómico, entra a formar parte de la organización empresarial gallega.

Comentarios
La CEG reclama una rebaja de la presión fiscal a las empresas