Abogan por repercutir la subida al siguiente eslabón de la cadena

Agafac advierte de cierres de granjas por la subida de los costes

Con la soja, el maiz y el trigo un 30, 55 y 60% más caros que hace un año, Agafac, la Asociación Gallega de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales, alerta del posible cierre de muchas granjas gallegas si no pueden trasladar esta subida del coste de las materias primas al siguiente eslabón de la cadena alimentaria.
 

Agafac advierte de cierres de granjas por la subida de los costes
La soja, el maiz y el trigo cuestan ahora un 30, 55 y 60% más que hace un año,
La soja, el maiz y el trigo cuestan ahora un 30, 55 y 60% más que hace un año,

La Asociación Gallega de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (Agafac) advierte de que la subida generalizada de los costes de producción, de las materias primas y de los bienes intermedios y suministros esenciales como la luz, el gas o los plásticos empieza a ser "insostenible" para el sector hasta tal punto que algunas explotaciones ganaderas ya han cerrado y otras se verán abocadas a hacerlo si la tendencia alcista continúa.

Ante una situación sin precedentes, Agafac manifiesta una vez más "su apoyo incondicional" a los ganaderos frente a una escalada que parece no tener fin. “Si los productores de carne, leche y huevos no ven una mejora en el precio de sus producciones, en poco tiempo parte de la industria se verá abocada al cierre”; lamenta el director de Agafac, Bruno Beade, quien afirma que el único camino para sobrevivir “será trasladar el incremento de los costes al siguiente eslabón de la cadena alimentaria”.

“Somos conscientes de la dificultad de los ganaderos para repercutir el incremento de sus costes y de los bajos precios que suelen recibir por sus productos con un escaso margen de beneficio sobre el coste total de la producción”, explica el director de la Asociación Gallega de Fabricantes de Piensos Compuestos, que reivindica "una retribución justa" de tal manera que se puedan trasladar los aumentos de costes de las explotaciones ganaderas al siguiente eslabón de la cadena alimentaria de valor en cumplimiento de las lógicas reglas del mercado y de la Ley de la Cadena Alimentaria.

Manifestación en Lugo

A este respecto, los ganadores asociados a Agromuralla saldrán a la calle a manifestarse el próximo jueves 4, en Lugo, para demandar un precio mínimo para la leche que cubra los costes de producción. La asociación pide a la población, tenga o no vinculación con el rural, que se movilice en defensa de "uns prezos xustos para os produtores de leite que permitan a supervivencia das explotacións e o mantemento da vida e a actividade económica nas zonas rurais". 

El maíz y el trigo, un 55 y 60% más caros

Una coyuntura internacional y nacional muy adversa -con los precios de la luz también desbocados- asfixia al sector desde hace meses y que las subidas de cereales y oleaginosas han provocado un encarecimiento de los piensos compuestos que se utilizan para la alimentación animal. Así, desde agosto de 2020 el precio de las principales materias primas con las que se elaboran los concentrados en Galicia no ha dejado de aumentar.

La entrada de los fondos de inversión en las bolsas alimentarias, una revisión a la baja de las existencias mundiales, una menor producción en Estados Unidos, Brasil o Rumanía, y el incremento de la demanda y de la compra de materias primas por parte de China son las principales causas de la subida de los precios de las materias primas, una situación imposible de controlar desde el sector.

De este modo, la cadena agroalimentaria soporta incrementos de 100 euros/tonelada en el caso del maíz (más del 55% de subida en el último año), 114 euros/tonelada en el trigo (un 60% de subida) y de casi 100 euros/tonelada en la soja (casi un 30% más). La harina de soja, esencial en los compuestos para pollos y vacas lecheras -y que hay que importar en su totalidad- se está pagando a más de 400 euros por tonelada cuando hace un año rondaba los 320 euros.

Estas tres materias primas, maíz, trigo y soja, marcan la tendencia del resto, por lo que la situación es, si cabe, todavía más preocupante, y la evolución de precios de otros productos importantes como la cebada -que se duplicaron en el último año- la colza, el girasol o la manteca -un 95% más cara que en 2020- no da opción al optimismo ya que, aunque la producción mundial de cereales puede cerrar este año con cifras récord, las previsiones hablan de un incremento de la demanda de un 2%, por lo que la presión sobre los precios continuará, apuntan desde Agafac.


 

Comentarios
Agafac advierte de cierres de granjas por la subida de los costes