Buscar
15:53h. Viernes, 19 de Octubre de 2018

Desde las empresas, los representantes políticos o los sindicatos

Reacciones a la ola de incendios

Representantes políticos, empresariales y sindicales, empresas o Universidad han mostrado su repulsa a la ola incendiaria que ha sufrido Galicia, con más de 140 fuegos provocados en una jornada, por sus repercusiones ambientales, sociales y económicas.

En una declaración institucional, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha transmitido “en nome de todo o pobo galego” las condolencias a las familias de los cuatro fallecidos por los incendios que este domingo han asolado Galicia. En su discurso, Feijóo también ha expresado su reconocimiento y agradecimiento a los equipos de extinción, que tuvieron que trabajar “en condicións meteorolóxicas sen procedentes nun mes de outubro, con rachas de viento de entre 70 y 90 km/h,  una temperatura,  y una sequía continuada “que dificultaron extraordinariamente o seu labor”.  El titular del Ejecutivo gallego ha destacado asimismo, “a coordinación das administracións e o espírito cívico da nosa xente” y ha insistido en que los responsables de este “terrorismo incendiario” deben saber que “las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tienen como máxima prioridad buscarlos y trabajan para detenerlos”.

Desde la Diputación de Pontevedra,  su presidenta, Carmela Silva, ha hecho este lunes un recorrido por las localidades del sur de la provincia más afectadas por los incendios: Vigo, Ponteareas, Salvaterra, As Neves, Nigrán y Baiona. En declaaciones a los medios de comunicación, Silva aseguró que lo primero en estos momentos era la lucha contra el fuego y atender a la población. “Agora é o momento de seriedade e rigor e polo que temos que estar preocupados e por apagar os lumes e haberá tempo de analizar do que de verdade ocorre nos nosos montes e bosques”.  En este recorrido Silva estuvo acompañada por el vicepresidente de la Diputación provincial, César Mosquera, quien insistió en que “o primeiro problema ambiental de Galicia dende hai anos é o mal estado do monte, que supón a metade da extensión  de Galicia, e que dá lugar a tremendas e fulgurantes consecuencias todos os días e a todas horas”. El vicepresidente dijo que es necesario “analizar as características dos dispositivos, como funcionaron e se coordinaron durante os lumes destes días con máis calma e non en quente”, y subrayó que lo más importante es “sentarnos e mirar sen presa e sen pausa” el futuro de la gestión del monte para evitar situaciones como ésta.

Desde la Universidad de Vigo, en cuyo campus vigués tuvieron que suspenderse las clases este lunes por la proximidad de las llamas, su gerente, Manuel Fernández Jáuregui, destacó que la institución ha mantenido sus terrenos limpios: “nós si facemos o traballo e somos sensibles co medio ambiente, pero coas temperaturas e a intensidade das lapas e do vento que vivimos onte, a situación podería terse complicado moito”. El gerente ha pedido un período de reflexión para evitar que estas situaciones vuelvan a repetirse. “A Universidade non pode alonxarse da realidade que a rodea e as administración deben tomar medidas para que isto non se reproduza. Ten que ser unha lección e non se pode volver repetir nunha zona tan poboada, tan industrializada, porque se pon en risco a vida humana”, explicaba. 

Por su parte, el Grupo de Estudios y Análisis Colmeiro hizo pública a través de un manifiesto "a súa profunda consternación polas tremendas consecuencias da vaga de lumes que ten asolado Galicia na pasada fin de semana. O peor balanzo son, sen dúbida, os catro falecementos confirmados ata o momento. A ilo únense tamén as fatais repercusións ambientais, sociais e económicas para o país. A conservación da natureza, e os recursos de toda orde que produce é un valor diferencial do país, que ten sufrido demasiadas veces o ataque do lume, demasiadas veces non fortuíto". Los expertos del Grupo Colmeiro añaden que es pronto para determinar "as causas ou concausas", pero que una vez apagados los fuegos "aos poderes públicos corresponderalles, en cadanseu terreo, expor as razóns do acontecido e procurar, en canto se puder, que non se reproduza".

También se sumaron a la condena al “terrorismo incendiario” desde la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), que aguarda se puedan esclarecer los hechos y llegar a castigar a los culpables, y que “lo vivido en esta trágica jornada sirva de aprendizaje para futuras emergencias, permitiendo articular y coordinar de la mejor manera posible las actuaciones de las distintas administraciones”.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Santiago ha mostrado su solidaridad con las víctimas de los incendios y sus familiares y se ha sumado a los tres días de luto decretados por la Xunta de Galicia.

Asimismo,  el Grupo PSA ha eniado a través de su cuenta de Twitter un mensaje de apoyo por los incendios en Galicia y Portugal, donde tienen fábricas (en Vigo y Mangualde). 

Los sindicatos CCOO de Galicia y UGT-Galicia también han lamentado la “catástrofe forestal que está a sufrir Galicia nestas últimas horas polas súas dimensións dramáticas e consecuencias humanas, económicas e medio ambientais”. Ambos sindicatos han reconocido el trabajo de los brigadistas al tiempo que han criticado la “falta de previsión” e “ineficacia” del los responsables del operativo contraincendios, y han pedido un nuevo modelo “que faga énfase na prevención, non só na extinción”. Más críticos han sido en la CIG, que exige la dimisión del presidente de la Xunta por su “política forestal pirófita” y ha convocado concentraciones en toda Galicia este mismo lunes.