Buscar
15:51h. Martes, 17 de Julio de 2018

SESIÓN EN FORO INADE

Reclaman al sector asegurador que mejore la cobertura de los riesgos de los trabajadores expatriados

La última tribuna del Foro Inade, celebrada el pasado 9 de abril, analizó la gestión del riesgo de la expatriación y repatriación de trabajadores.

Sesión de Diálogos 2020.
Sesión de Diálogos 2020.

La mesa redonda, que estuvo moderada por el director de Fundacion Inade, Adolfo Campos, contó con la presencia de Pedro Ortiz García, médico en SOS International, Javier Mollá Ayuso, director general de Seguridad en International SOS y Andrés Pedreira Ferreño, gerente de Pixeling.

Los ponentes indicaron que la empresa debe pensar “más allá de sus cuatro paredes”; es decir, hay que pensar en el escenario en el que se desenvuelve, sea éste nacional o internacional, por lo que se hace imprescindible disponer de políticas para proteger todo lo que le ocurre al trabajador. Estos profesionales consideran que por eso se debe tener en cuenta tanto el origen del expatriado como su destino, así como su perfil, el momento en el que se va a desplazar y a dónde. Por poner un ejemplo: Túnez, que contaba con un nivel bastante respetable desde el punto de vista médico (por instalaciones y disposición de medicamentos) se ha convertido en un lugar peligroso, a raíz de las revueltas populares, y este nuevo escenario debe ser gestionado adecuadamente por la empresa.

Javier Mollá explicó que todo empresario tiene un deber legal con el trabajador. Por ello, el duty of care (deber de protección) constituye el vehículo más eficaz y más rentable para gestionar los riesgos de expatriados.

Por su parte, el doctor Pedro Ortiz resaltó que anualmente International SOS elabora un mapa de riesgos a nivel mundial para ayudar a las empresas a realizar una correcta gestión del riesgo.

Para Mollá “la complejidad del mundo en el que vivimos con sucesos como catástrofes naturales, epidemias, revueltas locales o ataques terroristas hace que las empresas deban acudir al duty of care para conocer y comunicar cómo los riesgos de seguridad afectan a su compañía, empleados y colaboradores y para saber cómo estar preparados para una emergencia”.

El director general de Seguridad en International SOS indicó que el deber de protección está presente en diferentes cuerpos legales a nivel supranacional.  Además, en cuanto a las medidas para controlar el riesgo sanitario, el ponente incidió expresamente, en las políticas y procesos de organización, la formación, las vacunaciones, la medicina del trabajo y el apoyo a través de seguros, comunicaciones y servicios, así como un programa de seguros en el que apoyar la transferencia de estos riesgos.

Los ponentes indicaron que el empresario tiene un deber de protección con sus empleados desplazados o expatriados. Su carencia ya ha llegado a los tribunales por lo que ya existe jurisprudencia al respecto. En concreto se comentó una Sentencia de un Juzgado de Barcelona que condenó a una ONG a pagar a un trabajador que desplazado en India, donde contrajo el dengue por segunda vez con graves secuelas. A pesar de que el juez concluye que la actuación de la empresa en cuanto a prevención de riesgos laborales fue la correcta, le condenó porque no hizo todo lo que pudo haber hecho para evitar el daño.

Por su parte, Andrés Pedreira se refirió a que los empresarios denuncian que los corredores de seguros, por lo general, no prestan soluciones para los riesgos de expatriación “lo que resulta extraño teniendo en cuenta que cada vez somos más las empresas que afrontamos proyectos de internacionalización”.