Buscar
05:12h. Miércoles, 18 de Julio de 2018

CONFERENCIA DEL GRUPO COLMEIRO

La falta de una estructura regional en Portugal dificulta la cooperación con Galicia

El catedrático de Economía de la Universidad de Porto y miembro del Grupo Colmeiro, José da Silva Costa, ha protagonizado una conferencia sobre la situación económica de Portugal, celebrada en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Santiago.

El economista José da Silva Costa, (3º por la izq.) en la conferencia que impartió en la USC.
El economista José da Silva Costa, (3º por la izq.) en la conferencia que impartió en la USC.

El economista luso dibujó un país sujeto a numerosas variables que condicionan su desarrollo económico futuro. Entre los elementos positivos, José da Silva Costa destacó la disminución del nivel de desempleo, la simplificación administrativa que comienza a dar sus frutos y una política enmarcada en el Programa 2020 centrada en líneas de desarrollo de nueva generación como la aplicación de la especialización inteligente.

Esta es la cara positiva de la moneda pero al mismo tiempo las debilidades estructurales condicionan de manera importante el futuro. El ajuste general de la economía ha permitido la creación de puestos de trabajo pero a costa de una evidente pérdida de productividad.

Los salarios siguen siendo bajos lo que no ayuda a incrementar la capacidad de ahorro de los portugueses, una de las deficiencias de la estructura económica del país señalada por el economista luso.

El reverso de la medalla es que estos bajos sueldos junto con las facilidades de suelo industrial para las empresas actúan como autentico imán para las empresas -muchas de ellas gallegas- que quieran instalarse en suelo portugués

Costa insistió en que el atractivo para las compañías foráneas es un arma de doble filo. El empleo que se crea en Portugal está centrado en sectores que aportan muy poco valor añadido y los bajos salarios impiden resolver uno de los problemas más graves de la economía lusa como es la poca capacidad de ahorro de los portugueses.

Finalmente la dependencia financiera de las empresas en las entidades bancarias, producto de una evidente falta de fondos propios, es un elemento que pone de relieve la fragilidad de la estructura del tejido empresarial.

Necesidad de una mayor cooperación entre Galicia y Portugal

El catedrático también abordó aspectos que atañen de manera directa a los intereses económicos de Galicia. Costa indicó que la colaboración entre el norte de Portugal es de carácter puntual cuando lo idóneo sería poder abordar una cooperación da carácter estratégico de largo alcance. Sin embargo reconoció que la falta de una estructura regional en Portugal dificulta una vertebración de la zona fronteriza.

En cuanto a la fiscalidad el profesor Costa hizo referencia a la posibilidad de aplicar medidas de reducción fiscal en la zona fronteriza o a la concentración de recursos en la creación de clusters que incentiven la cooperación.

Preguntado por las infraestructuras aeroportuarias, advirtió que los vuelos internacionales directos desde Porto son fundamentales y se mostró muy crítico con las escalas en Lisboa. “Portugal no puede cometer el error de multiplicar este tipo de infraestructuras”

Con todo el economista indicó que la prioridad en la actualidad es la creación de puestos de trabajo cualificados de manera a conseguir un aumento significativo de la productividad.