Buscar
12:07h. Lunes, 19 de Noviembre de 2018

Zona Franca realizó una inversión de cuatro millones de euros

GKN Driveline ahorrará un millón de euros anuales gracias a la nueva subestación eléctrica

La nueva subestación eléctrica de GKN Driveline Vigo permitirá a la planta viguesa ahorrar en torno a un millón de euros al año. 

Autoridades y directivos de GKN Driveline Vigo junto a la nueva subestación eléctrica.
Autoridades y directivos de GKN Driveline Vigo junto a la nueva subestación eléctrica.

A la inauguración de esta subestación han asistido la directora general de GKN Driveline Vigo, Consuelo Domínguez, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, y el delegado del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, David Regades. Esta instalación permitirá a la empresa su conexión a la red de distribución en alta tensión en lugar del anterior suministro en media tensión.

La importancia de la obra que se inauguraba este miércoles la puso de relieve el alcalde vigués, que resaltó el hecho de esta subestación recibirá la energía desde la línea eléctrica de alta tensión que también está dando ya servicio a la nueva depuradora de la ciudad olívica y que, para no duplicar instalaciones, el Consorcio de Zona Franca realizó al 50% con la empresa pública Acuaes en el tramo que llega hasta la entrada del polígono. Entre la ejecución del tendido de la línea y el importe de la propia obra de la subestación, la Zona Franca asumió una inversión de cuatro millones de euros que ha beneficiado al polígono de Balaídos y a la propia ciudad.

Para la directora general de GKN Driveline Vigo, Mª Consuelo Domínguez, “la puesta en marcha de la nueva subestación supone un gran hito para GKN Driveline Vigo que, tras 45 años de historia, pasa de recibir suministro eléctrico urbano a suministro eléctrico industrial lo que, además de aportar mayor estabilidad en el mismo, supone un gran ahorro energético y económico para nuestra planta”

Como explicó Regades, este esfuerzo de la Zona Franca por reforzar la competitividad de las empresas instaladas en Balaídos va a repercutir en la competitividad de GKN "ya que aunque la subestación no es en sí una medida de eficiencia energética, ya que por ella no se reducen consumos, la planta se beneficiará de una tarifa de acceso mucho más económica, al pasar de tener una tensión de suministro de 15 a otra de 132 kilovoltios". El delegado subrayó que seguirá trabajando para solventar una de las deficiencias históricas de las industrias de Vigo, como es la del suministro eléctrico.