Buscar
18:48h. Lunes, 11 de Diciembre de 2017

UNA EXPLOTACIÓN 4.0

Coren pone en marcha su nuevo Centro de reproducción, genética e I+D avícola en Friol

El Grupo Coren acaba de inaugurar en la localidad lucense de Friol su nuevo Centro de reproducción, genética e I+D avícola – Friol 1.

Directivos de Coren y autoridades en la visita al nuevo Centro de reproducción, genética e I+D avícola de Friol.
Directivos de Coren y autoridades en la visita al nuevo Centro de reproducción, genética e I+D avícola de Friol.

Se trata de la primera fase del proyecto del Centro de Investigación Genética Avícola y Nutrición de Porcino y Vacuno que la cooperativa gallega prevé desarrollar en Lugo con el objetivo de lograr la dimensión necesaria para atender las necesidades de crecimiento del mercado nacional e internacional en los próximos años.

Las instalaciones fueron inauguradas por el presidente y consejero delegado de Coren, Manuel Gómez-Franqueira Álvarez; la vicepresidenta, María Gómez-Franqueira Otero; los directores generales, Emilio Rial y Natalio Rodríguez; y el consejero Manuel Gómez-Franqueira Otero, acompañados del equipo directivo y el consejo rector de la cooperativa; en un acto que contó con la asistencia del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el conselleiro de Industria, Francisco Conde; y la directora xeral de Gandeiría de la Xunta, Belén Do Campo, entre otras autoridades.

Dentro del objetivo de Coren de orientarse al mercado y reforzar su competitividad, el Centro de reproducción, genética e I+D avícola – Friol 1, será estratégico para fortalecer su producción de avicultura y orientarla hacia a la exportación, pues el 50% de la producción con origen en esta planta se destinará al mercado exterior.

El presidente de Coren indicó en la inauguración de la planta que la cooperativa realizará en ella la selección de las líneas genéticas y cruces para conseguir los animales más sanos, robustos y con altos niveles de inmunidad; al tiempo que que permiten obtener los diferentes tipos de carne más adaptados a cada uno de los mercados en los que comercializa sus productos. También se investigarán las genéticas autóctonas gallegas, desarrollando así el potencial y riqueza de Galicia. “De este modo, las investigaciones que antes solo se realizaban en terceros países, ahora también se desarrollan en Galicia”, señaló Manuel Gómez-Franqueira.

El Centro Friol 1 cuenta con una capacidad de 55.000 reproductoras en cinco naves. La planta se caracteriza por unas condiciones de máxima bioseguridad, aspecto clave y diferenciador de esta planta, para minimizar cualquier riesgo sanitario. También está diseñada para minimizar el impacto medioambiental, siendo autosuficiente con la energía que produce, a través de una caldera de biomasa que procesa la gallinaza allí generada.

Las nuevas tecnologías son fundamentales en la seguridad del centro y también para su gestión, ya que esta nueva planta está concebida como una “explotación 4.0”, dotada con los más novedosos sistemas de gestión avícola, controlados informáticamente a través de la tablet y vía wifi. La domótica aplicada a la ganadería permite controlar la nutrición de los animales o parámetros como la temperatura exterior e interior, la calefacción, ventilación, humedad... Si se produjese alguna situación anormal, el encargado de la planta recibe una alerta en su móvil que permite subsanarla lo antes posible. Igualmente, todos los datos de producción, productividad y genética quedan registrados en el sistema informático para su control y posterior gestión en los estudios y proyectos de I+D que se van a desarrollar.

Plan de inversiones en Lugo

La construcción de estas instalaciones ha supuesto una inversión de 4,1 millones de euros por parte del Grupo Coren, así como una ayuda económica de la Xunta de 1,3 millones de euros, que han permitido construir una instalación innovadora y puntera, única en Europa. Este es el primer paso del conjunto de proyectos previstos por Coren entre Friol y Portomarín, dentro del Plan de Acción de Coren en Lugo, que conllevará una inversión de 33 millones de euros por parte de la cooperativa y supondrán la creación de 175 puestos de trabajo en el campo gallego.