Buscar
23:53h. Jueves, 19 de Octubre de 2017

CONVOCADA POR LA CIG, HA PARALIZADO LOS ASTILLEROS DE FENE Y FERROL

La patronal insta a desconvocar la huelga en las auxiliares de Navantia

Las empresas integrantes de la Mesa de Relaciones Laborales AEF (Asociación de Empresarios de Ferrolterra)-ACLUNAGA,  han hecho pública su oposición a la huelga que este jueves ha paralizado toda la actividad en los centros de trabajo de Navantia Fene y Ferrol.

Concentración de trabajdores a las puertas del astillero de Navantia./CIG.
Concentración de trabajdores a las puertas del astillero de Navantia./CIG.

En un comunicado, la patronal ha tachado la actuación derivada de la huelga de “ilegal” por no respetar la libertad de trabajo de aquellos operarios que no quisieron sumarse al paro. Aluden también al hecho de que la huelga ha sido convocada por un único sindicato, la CIG, que “no tenía el apoyo de los trabajadores del Astillero, pero que, aprovechando la confusión y las maniobras ilegales de los piquetes, ha impedido el acceso de los trabajadores a su centro de trabajo”. La representación empresarial añade que, “tras consulta a los diferentes comités de empresa de las industrias auxiliares, se ha constatado de forma manifiesta, que estos comités no apoyan la huelga”.

La parte empresarial recuerda  que recientemente se ha firmado el convenio sectorial provincial, que introduce la creación de una comisión paritaria en el sector naval de la Ría de Ferrol “que tiene por objeto consolidar el cumplimiento de unas condiciones laborales específicas”.

Por todo ello, la patronal insta al “inmediato cese de actuaciones ilegales por parte de los piquetes” y pide que se desconvoque la huelga “y se utilicen las plataformas de diálogo existentes para la solución de cualquier conflicto”.

Valoración de la CIG

Una valoración totalmente diferente es la que realiza el sindicato convocante de la huelga, la CIG, que remarcaba el seguimiento masivo “con la actividad en los astilleros de Ferrol y Fene “paralizada ao 100%”.

El objetivo del paro es que las empresas auxiliares se comprometan a aplicar los conocidos como acuerdos de 2001, que suponían unos complementos salariales por encima de las tablas del convenio provincial del metal. Con la crisis, acompañada de una caída de la carga de trabajo y la reducción del empleo, muchas de estas empresas dejaron de aplicar estos acuerdos. “"Recuperar eses salarios é unha reivindicación constante dende entón", explicaba desde CIG-Industria Ramón Alfonzo,  e incluir los acuerdos en el articulado del convenio provincial era una de las demandas del sindicato en la negociación.  "Pero CCOO e UGT asinaron o preacordo do convenio ignorando esta cuestión. Na medida en que a porta do convenio se pecha, hai que buscar outras vías para sacar adiante esta reivindicación", añadía el sindicalista.