Buscar
00:16h. Martes, 21 de Agosto de 2018

LAS EMPRESAS BIOTECNOLÓGICAS CONSUMEN EL 20% DE LOS RECURSOS DE COMPUTACIÓN DEL CESGA

El sector biotech gallego busca nuevas herramientas que le ayuden a crecer

El sector biotecnológico de Galicia busca nuevas herramientas que le ayuden a crecer, a desarrollar todo su potencial. Compañías del sector participan este miércoles y el próximo 20 de junio en los "Talleres Industria 4.0, Definición de soluciones aplicadas al sector biotech", organizados por el Cúster Tecnolóxico Empresarial das Ciencias da Vida (Bioga) y el Centro de Supercomputación de Galicia (Cesga)

Asistentes al primero de los dos talleres sobre Industria 4.0 en el Cesga.
Asistentes al primero de los dos talleres sobre Industria 4.0 en el Cesga.

Los talleres forman parte del programa Interreg Poctep CT-Bio, que desarrolla el proyecto de constitución del Clúster Transfronterizo de Biotecnología Galicia-Norte de Portugal. Esta iniciativa apuesta por la “hibridación con otros sectores estratégicos para conseguir mejoras competitivas”.

El primero de ellos se celebró este miércoles en la sede del Cesga en Compostela. José Ignacio López Cabido, subdirector técnico del Cesga; y Carlos Fernández Sánchez, jefe del Departamento de Sistemas, ejercieron de anfitriones de las empresas biotech. “Queremos identificar necesidades y definir cómo podemos ayudar al sector biotecnológico gallego para mejorar su competividad y que pueda seguir creciendo”.

Muchas empresas biotecnológicas ya trabajan con el Cesga, como AllGenetics, MD Use!, Affinimeter o Glecex. “Tenemos muchas aplicaciones de bioinformática instaladas en nuestros supercomputadores”, destaca José Ignacio López Cabido. De hecho, el sector biotecnológico gallego consume el 20% de la capacidad de computación del supercomputador Finisterrae, uno de los más potentes de España, así como de otros recursos de computación existentes en el Cesga. Y, al mismo tiempo, el sector de las ciencias de la vida consume el 30% del almacenamiento de que dispone el Cesga. “Utilizamos Finisterrae con el sector bio cuando las empresas buscan una herramienta que no limite los objetivos que buscan”, apunta el subdirector.

El Centro de Supercomputación de Galicia, que ya tiene 150 aplicaciones listas para ser usadas, ofrece a sector biotecnológico acceso al uso de infraestructuras de computación y almacenamiento de datos, define soluciones tecnológicas adaptadas a las necesidades de cada empresa y ofrece consultoría y asesoramiento sobre plataformas de computación, simulación, modelización, big data, almacenamiento de datos o e-learning.

Ignacio López Cabido explica que muchas compañías que trabajan con el Cesga valoran su infraestructura pero también creen determinante “la ayuda técnica que reciben para resolver los aspectos computacionales, para hacer los cálculos que precisan”. Y pone ejemplos: “Quizás la potencia o el espacio necesario para hacer un determinado cálculo no esté disponible en un ordenador convencional; por eso acuden a nosotros”. Y continúa: “Y aún en el caso de que puedan explorar, por ejemplo, una molécula con sus propios recursos, aquí pueden explorar miles de forma simultánea, ya que pueden hacer os cálculos al mismo tiempo y con ayuda de personal especializado”.

El Cesga se ofrece como centro colaborador del sector bio de Galicia para impulsar su competitividad y afianzar el sector bio como motor de innovación. “Somos un aliado clave para el sector biotecnológico gallego”, asegura López Cabido. “Llevamos en los genes una flexibilidad para intentar adaptar nuestros servicios a las necesidades de las empresas para que éstas puedan aprovechar nuevas oportunidades; queremos conocer sus inquietudes para adaptar nuestras herramientas a su realidad”.