Buscar
12:08h. Lunes, 19 de Noviembre de 2018

Un 44% más que el mismo mes del año pasado

El Puerto de A Coruña registró en mayo el mayor movimiento de mercancías de su historia, con 1,5 millones de toneladas

El Puerto de A Coruña alcanzó en mayo un movimiento superior a 1,5 millones de toneladas de mercancía, frente al poco más de 1 millón contabilizado en el mismo mes de 2016.

El dato representa un incremento superior al 44%, y supone la cifra total más alta desde que existen registros mensuales de la actividad portuaria en A Coruña. 

Lideran esta subida los graneles sólidos y también se incrementan de manera notable los líquidos. En este caso, mayo se cerró con 993.000 toneladas movidas, entre las que destacan el petróleo crudo, con más de 600.000 toneladas, así como productos refinados, que se elevaron a más de 350.000 toneladas. El incremento en el total de graneles líquidos respecto a mayo de 2016 se acerca al 46%, mientras que en graneles sólidos el balance ha aumentado casi un 60%. Dentro de esta categoría se alcanzan las 470.000 toneladas, frente a las algo menos de 300.000 de mayo de 2016. La subida está impulsada tanto por graneles energéticos como agroalimentarios. Los productos siderúrgicos, en cambio, corrigieron su tendencia, llevando a un retroceso del 18% en mercancía general, el único sector que descendió en actividad comercial.

En el tráfico de cruceros, han sido más de 36.500 los pasajeros que llegaron a la ciudad durante el pasado mes, barriendo totalmente las cifras del mismo período de 2016, con algo más de 16.800 pasajeros.

En pesca se produjo un leve descenso, del 4,15%, en el mes de mayo. No obstante, en el tráfico acumulado de los últimos cinco meses el saldo es positivo, con un incremento del 16,91%.

El mejor registro en Punta Langosteira

Los resultados también son históricos en el Puerto Exterior, con el mejor registro desde su puesta en funcionamiento. En el mes de mayo se movieron 234.000 toneladas de mercancía, fundamentalmente graneles agroalimentarios, coque, clínker y cemento. Se percibe el impacto positivo del inicio de actividad de Repsol en la nueva dársena, al haber trasladado ya el coque y el azufre en espera del inicio del movimiento de petróleo en la nueva terminal.