Buscar
22:33h. Martes, 19 de Septiembre de 2017

LA OBRA EMPLEARÁ A 120 PERSONAS HASTA MEDIADOS DE 2018

Las piezas centrales de un nuevo puerto exterior en Escocia se construirán en Punta Langosteira

Punta Langosteira ha sido elegida como base para la fabricación de materiales para la construcción del nuevo puerto exterior de Aberdeen (Escocia).

El cajonero que construirá las piezas ya está en Punta Langosteira.
El cajonero que construirá las piezas ya está en Punta Langosteira.

Las condiciones de Punta Langosteira en cuanto a calados, superficie logística, ubicación y medios técnicos han sido definitivas en su elección, señala la Autoridad Portuaria de A Coruña.

Las nuevas instalaciones del puerto de Aberdeen, la tercera ciudad más poblada de Escocia, servirán para incrementar la capacidad logística y comercial de uno de los puertos más importantes de Reino Unido. La inversión implicará en torno a 400 millones de euros y las obras se iniciarán este año, con la previsión de concluir en 2020.

El nuevo puerto exterior de Aberdeen incluirá dos diques de abrigo y 1.400 metros lineales de muelles. Para la ejecución de estas infraestructuras se precisan piezas de hormigón de gran envergadura y complejidad en la fabricación, similares a las empleadas para la ejecución del Puerto Exterior de A Coruña, donde se abordó todo el proceso de fabricación de bloques, cajones, cubípodos y otras estructuras.

La empresa constructora del puerto escocés es Dragados, integrada en el grupo ACS y especializada en obras marítimas, que participó en la ejecución de Puerto Exterior coruñés. Para este proyecto ocupará dos zonas de Punta Langosteira, en donde producirá 22 cajones de hormigón que conformarán la estructura de sus muelles, lo que implicará movilizar en torno a 90.000 toneladas de áridos y cemento gallegos. En Langosteira se abordará todo el proceso, desde el encofrado, armado y hormigonado hasta la botadura de estas estructuras flotantes formadas por hormigón y reforzadas con acero para resistir los esfuerzos del oleaje, el terreno y la operativa portuaria. 

El cajonero en el que se fabricarán las estructuras llegó la semana pasada a Langosteira, y las obras se iniciarán a partir de septiembre, con la previsión de concluirlas a mediados de 2018. Requerirán la participación de 120 personas, pertenecientes a distintas disciplinas y niveles técnicos. Una vez fabricados, los cajones se trasladarán a Escocia a bordo de plataformas flotantes específicas para este tipo de cargas. La empresa asumirá el traslado de las estructuras a su destino final, lo que supondrá una travesía de 2.000 kilómetros. Una distancia considerable que no ha supuesto un obstáculo al compensarla con las ventajas que ofrece Langosteira: dimensión de muelles, protección de la lámina de agua que ofrecen el dique y el contradique, recursos humanos, presencia de empresas especializadas en el entorno y, sobre todo, el know- how técnico a la hora de afrontar obras de ingeniería portuaria de gran envergadura.

La Autoridad Portuaria ha mostrado su satisfacción por la elección de Punta Langosteira como base para la ejecución de estos trabajos, no sólo por la generación de empleo que supondrá en el entorno, sino también porque supone un nuevo aval de la solvencia técnica de este recinto y su versatilidad para albergar todo tipo de actividades.