Buscar
17:16h. Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Desde 2008 cerraron 936 oficinas

Galicia perdió un tercio de sus oficinas bancarias en la última década

El secretario nacional del Sindicato financiero de la Federación de Servizos, Mobilidade e Consumo (FeSMC-UGT-Galicia), Javier Castro, y el secretario nacional del
Sector financiero, seguros e oficinas de FeSMC-UGT-Galicia, Ángel Iglesias, han presentado en rueda de prensa en Santiago el “Informe de exclusión financiera de Galicia 2018”, elaborado por el sindicato.

Javier Castro y Ángel Iglesias presentaron el "Informe de exclusión financiera en Galicia" de UGT.
Javier Castro y Ángel Iglesias presentaron el "Informe de exclusión financiera en Galicia" de UGT.

El informe de FeSMC-UGT pone de manifiesto que Galicia sufre "una creciente exclusión financiera que provoca que sean muchas las personas en esta comunidad desatendidas en el campo financiero, provocando situaciones de fuerte exclusión social". Explica el sindicato que existen tres formas básicas de exclusión financiera: la que se deriva de los criterios de una entidad financiera a la hora de excluir o aceptar un cliente; la que ven determinada por la falta de una entidad próxima; o la que se refiere a la exclusión en el acceso digital.

Según los datos facilitados por UGT, desde 2008 cerraron en Galicia 936 oficinas, el 37,52% de las existentes antes de la crisis, lo que hace que, en el año 2018, en Galicia case el 40% de los ayuntamientos solo tiene una oficina o ninguna. El riesgo de exclusión para los perfiles de clientes que no cumplen los requisitos mínimos de rentabilidad de las entidades es alto y sin ninguna alternativa para elegir otra oficina en su ayuntamiento. Son cerca de 220.000 los gallegos afectados, un 8% de la población.

En 43 municipios gallegos (el 13,73% del total) no existe ninunha oficina bancaria, lo que obliga a desplazarse la otras localidades para recibir servicios financieros a el 2% de la población gallega, unas 53.800 personas. Son nueve ayuntamientos de la provincia de A Coruña (Aranga, Cabanas, Coirós, Lousame, Paderne, Santiso, Toques, Vilarmaior y Vilasantar); cuatro en Lugo (Negreira de Muñiz, O Páramo, Ribas do Sil y Ribeira de Piquín); 28 en Ourense (Arnoia, Baltar, Beade, Castrelo do Val, Melón, Monterrei, Oímbra, Piñor, Porqueira, Taboadela, Teixeira; Verea); y dos en Pontevedra (Dozón y Mondariz-Balneario). 

Próximos cierres

Además, FeSMC alerta que en el próximo año o año y medio el número de oficinas en Galicia seguirá reduciéndose, como mínimo, en un 10% más, ya que está pendiente de efectuarse la integración de oficinas del Banco Santander, Pastor y Popular.

UGT considera, por tanto, que "en una sociedad como la actual, en la que existe un deber social continua de recurrir a los servicios financieros para llevar una vida social normal ningún ayuntamiento debería quedar desatendido financieramente para lo cual las entidades deberían asegurar la cobertura de todas las poblaciones con las herramientas que sean necesarias, todo lo eres, bajo el control de los poder públicos y el Banco de España".