Buscar
15:36h. Lunes, 23 de Abril de 2018

ALEGA ANTE AUGAS DE GALICIA

Ferroatlántica refuta las alegaciones del comité de empresa

El catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Santiago, Luis Míguez, ha presentado este miércoles en rueda de prensa la respuesta de Ferroatlántica a las alegaciones realizadas por el comité de empresa a la solicitud de segregación de actividades de la compañía.

En un escrito dirigido a Augas de Galicia, Ferroatlántica refuta nueve alegaciones del comité de empresa de Cee-Dumbría- Centrales Hidroeléctricas. Sobre el cambio de circunstancias y la desaparición del interés público en lo que se refiere a la supuesta necesidad para las fábricas de ferroaleaciones del apoyo económico -financiero de las centrales hidráulicas, la compañía señala que “desde hace más de 20 años en ningún momento ha necesitado la fábrica de Cee Dumbría del apoyo financiero de las centrales hidráulicas para ser la fábrica más competitiva de toda Europa en la producción de ferrosilicio y de aleaciones de manganeso”. Añade además que los resultados económicos de la actividad eléctrica de Ferroatlántica han ido disminuyendo desde la exclusión de las centrales del régimen especial, “pasando de EBITDA en el entorno de 30 M€ en los años anteriores a la reforma a niveles de 10-15 M€ en 2015 y 2016”. “Con estos niveles reducidos de resultados, las centrales hidráulicas ya no representan ninguna protección para las fábricas de ferroaleaciones de FerroAtlántica, con resultados varias órdenes de magnitud superiores”, añade la empresa.

Ferroatlántica también rechaza la supuesta protección que proporcionan las centrales hidráulicas a las fábricas que defiende el comité, “porque los precios de la energía de la península ibérica en nada están correlacionados con los de las ferroaleaciones”.  Y añade que los más de 250 millones de euros que Ferroatlántica obtendría de la venta de sus centrales españolas “suponen más de quince veces el volumen de inversión anual de la compañía en España”.

Asimismo, la empresa se congratula de que el comité  esté “ahora de acuerdo en que el suministro de energía desde las centrales hidráulicas a las fábricas de ferroaleaciones (y la vinculación física de los activos) es innecesario e incluso perjudicial para los intereses de las fábricas de ferroaleaciones”.

El negocio de las ferroaleaciones no necesita de las centrales

En respuesta a lo que el comité de empresa consideraba “contradicciones existentes entre los argumentos aducidos por la empresa”, Ferroatlántica acepta que el interés público de la protección del empleo y de la actividad industrial de ferroaleaciones en la Costa da Morte sigue vigente, pero aclara que la manera de protegerlo ha cambiado en los últimos 25 años: “cuando entonces se creyó que bastaba con la integración con el negocio hidroeléctrico, hoy sabemos que ése no es el camino a seguir. El camino es la inversión en tecnología, y la inversión en mayor capacidad productiva para ganar en las economías de escala que da el mayor tamaño”. Por todo lo anterior Ferroatlántica se reafirma en que el negocio de las ferroaleaciones “no necesita del hidroeléctrico para preservar su viabilidad, porque no es ni condición necesaria ni suficiente”.

La compañía insiste en que solicita la revocación de la claúsula que prohíbe la segregación de las actividades y no la anulación, “revocación por haber desaparecido sobrevenidamente las razones por las que cuando se introdujo pudo entenderse que la misma satisfacía el interés general”. Y añade que la revocación de la prohibición de segregación “no es causa de extinción de los títulos concesionales”.

En virtud de estos argumentos, Ferroatlántica solicita a Augas de Galicia que resuelva de conformidad con lo pretendido en su solicitud, para lo cual el órgano de la Administración autonómica cuenta con plazo hasta mediados de agosto.

Comisión de seguimiento del Plan industrial

En esta misma semana, Ferroatlántica había solicitado formalmente a la Xunta la constitución de una Comisión Mixta de Seguimiento que vigilase el cumplimiento de los compromisos industriales y de creación de empleo que ofrece realizar en Galicia. La compañía quiere asumir así de manera oficial que ante una hipotética falta de no ejecución de esos proyectos “la Xunta de Galicia estará revestida de la plena potestad sancionadora contra Ferroatlántica”.

Sería, dice la compañía, “una garantía adicional de cumplimiento del Plan Industrial, adicional a la ya existente en virtud del acuerdo alcanzado con los representantes sindicales y las garantías jurídicas ligadas al mismo”.

Admás, el Plan industrial de Ferroatlántica para su factoría en Sabón ha recibido el apoyo de la corporación municipal de Arteixo, con los votos a favor de PP; PSOE y TeGa y la abstención del BNG.