Buscar
01:20h. Domingo, 27 de Mayo de 2018

ESENCIAL PARA LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA DE LA GALICIA INTERIOR

La CEO respalda la demanda de reactivación de la autovía Ourense-Lugo

La Confederación Empresarial de Ourense ha expresado su firme apoyo a la reactivación de las obras de la autovía que unirá Ourense y Lugo (A-56) en el tramo comprendido entre Ourense y Guntín.

Parte del proyecto de construcción de la A-56.
Parte del proyecto de construcción de la A-56.

Lo hizo en el transcurso de la reunión mantenida este miércoles en Chantada con la Plataforma que demanda la construcción de esta infraestructura y de la que forman parte alcaldes o representantes de los municipios por los que transcurre esta vía y otros limítrofes, además de colectivos empresariales como la propia CEO. La institución ourensana contó con una amplia representación de su junta directiva y sus asociaciones integradas.

Las posturas mostradas por los asistentes fueron básicamente coincidentes a la hora de reclamar la construcción de la autovía entre Ourense y Lugo, como uno de los instrumentos esenciales para la reactivación económica de la Galicia interior, que fue anunciada a principios de siglo y debería estar finalizada en 2010, pero en la que todavía no comenzaron las obras, pese a existir tramos expropiados en los que se podría trabajar.

Entre los acuerdos adoptados está la creación de una comisión de seguimiento de trámites e iniciativas en torno a esta vía. Esta comisión representará los intereses de los colectivos afectados y establecerá un calendario de actuaciones para lograr que se inicien esas demandadas obras y que su ejecución tenga continuidad en el tiempo. Existe especial sensibilidad en este sentido, puesto que una de las quejas recurrentes al respecto tiene que ver con las cantidades que año a año van apareciendo en los Presupuestos Generales del Estado que luego no se ejecutan, por lo que se convierten tan sólo en anuncios sobre el papel que no se traducen en hechos.

Entretanto, y de forma paralela, los reunidos han considerado como “urgente necesidad” la reparación del calamitoso firme de la N-540 entre Cambeo y Guntín (conocida ya como “la carretera de la vergüenza”), pero fundamentalmente en la parte correspondiente a la provincia de Lugo, en el que la circulación constituye un grave peligro para el tráfico rodado desde hace meses. Fomento había anunciado la inversión de 8,5 millones de euros para estas obras en 2017, pero no se ha llevado a cabo. En una intervención del ministro Íñigo de la Serna durante un viaje realizado a Galicia hace pocas semanas, informó de la habilitación de una partida de 2,5 millones de forma “urgente”, con ese objetivo, si bien la cantidad real será bastante menor, puesto que ha de ser repartida en la reparación de otras vías. Hasta el momento, los trabajos llevados a cabo se reducen a un rudimentario bacheado del firme.