Buscar
02:00h. Lunes, 23 de Abril de 2018

SE TRATA DE LA ÚNICA SUBASTA DE VACUNO INFORMATIZADA DE ESPAÑA

La Central Agropecuaria de Galicia cierra 2017 con un incremento de la facturación de cerca del 12%

La Central Agropecuaria de Galicia Abanca, registró en este 2017 un crecimiento de un 11,94% en su facturación y de un 6,48% en la concurrencia de reses.

Animales en una de las subastas en la Central Agropecuaria de Galicia.
Animales en una de las subastas en la Central Agropecuaria de Galicia.

La Central Agropecuaria de Galicia ABANCA ha celebrado este martes su última subasta de ganado bovino de 2017, un año en el que han pasado por estas instalaciones en Silleda un total de 46.926 animales, un 6,48% más que en 2016 (44.071). Estas reses, pertenecientes a las categorías de vacuno mayor, terneros de recría y terneros carniceros, proceden en su inmensa mayoría de las cuatro provincias gallegas, si bien también se registran algunas reses de comunidades limítrofes.

Aún mayor incremento se ha dado en el volumen de transacciones, pasando de facturar 17,1 millones de euros en 2016 a cerca de 19,2 millones en 2017, un aumento del 11,94%. Este aumento en la facturación de las subastas ha sido unánime en todas las categorías.

En la de terneros de recría fue significativa, al ascender en 2016 a 5,5 millones de euros y en 2017 a 6,3 millones, lo que supone un incremento del 13,9%. Este crecimiento viene motivado tanto por una mayor asistencia como por la estabilidad de precios, esencialmente del frisón, en el cual el precio medio aumentó un 9% (pasó de 106 €/unidad a 115€), debido a tres factores: la demanda del Magreb, la mayor conciencia de los ganaderos para presentar animales con mejor conformación y también la mejor calidad de los ejemplares por el importante control sanitario que ejercen los servicios veterinarios de la Central. En cuanto al precio medio de los terneros de cruce (con un 1,46% menos, de 299€ a 295€) y rubios (con un 4,27% menos, de 400€ a 383€) el descenso es mucho menor que el pasado año, si bien los motivos son los mismos: la inestable demanda del mercado con la que cuentan los cebaderos para estos animales, lo que hace que los productores deban regularizar los precios a la baja para cubrir costes de producción.

En cuanto al vacuno mayor, las transacciones aumentaron un 11,16% (de 8,6 millones pasaron a 9,6 millones), a pesar de bajar ligeramente la asistencia. Este incremento se debe a la mayor calidad de los animales que concurren, aumentando un 12,51% la cotización media del vacuno mayor en su conjunto (de 745€/unidad a 838€) e incluso consiguiendo incrementar la calidad de los ejemplares de Deshecho, con un precio medio en 2017 de un 6,59% más (pasaron de 422€/unidad el año pasado a 450€ este año). Las restantes categorías aumentaron también, en un 1,46% la Segunda (de 707€ a 718€), en un 0,3% la Primera (de 1.079€ a 1.082€) y en un 0,05 la Extra (de 1.795€ a 1.796).

Respeto a los terneros carniceros, su volumen de facturación, aumentó un 10,3% (de 2,8 millones a 3,1 millones) tanto por la mayor asistencia de reses como por un aumento de la cotización media del conjunto de la categoría (un 5,89%, pasando de 732€ a 775€), si bien el incremento de los precios medios se produjo en los cruces (un 3,81%, pasado de 742€ a 771€) y en los rubios (un 5,63%, pasado de 797€ a 842€). Destaca en estos últimos un importante incremento del precio debido a que en la Central hay cada vez más animales con sello de calidad Ternera Suprema de Ternera Gallega. Por el contrario, el precio medio del frisón descendió un 9,54% (de 479€ a 434€) por ser animales esencialmente de recría con poco atractivo para los carniceros.

Un sistema de subasta informatizada único y referente

La subasta de ganado vacuno de la Central Agropecuaria de Galicia Abanca, por la que pasan anualmente unos 8.000 ganaderos y más de 50 grandes compradores que pujan semanalmente, sigue siendo la única informatizada de España. Esto significa que sólo este mercado cuenta con un modelo de comercialización basado en el sistema de subasta pública que evita el regateo y permite que ambas partes establezcan sus mejores condiciones económicas para que las transacciones se lleven a cabo de manera transparente y eficiente.