Buscar
13:19h. Lunes, 15 de Octubre de 2018

Ante la posible restricción al tráfico pesado de la calle Sanjurjo Badía

La Cámara de Comercio pide "consenso" sobre la solución al tráfico de mercancías hacia Teis y Chapela

El Comité Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía de Arousa, ha emitido un comunicado en el que considera “irrenunciable” establecer un “amplio consenso entre los diferentes actores involucrados para desarrollar e implantar una alternativa que resuelva los problemas del tránsito de mercancías por Sanjurjo Badía hacia Teis y Chapela”. 

Av. de Sanjurjo Badía en Vigo./GOOGLE MAPS.
Av. de Sanjurjo Badía en Vigo./GOOGLE MAPS.

El Comité Ejecutivo de la Cámara se reunión este martes para debatir sobre las posibles consecuencias de la revocación de los permisos de tránsito para vehículos pesados que entrará en vigor en breve, así como de la anunciada extensión de las revocaciones a la calle Julián Estévez.

Para la institución que preside José García Costas, “es necesario tener en cuenta la situación de los tráficos que obligatoriamente transcurren por dicha vía sin alternativa”. Además, afirman que hay que tener en cuenta a otras zonas afectadas que incluyen a importantes empresas, como Frigalsa, Frioteis, Elaborados Vigo, Confremar, Dinak e Iberconsa, el futuro Campus del Mar, los astilleros Metalships y Montenegro, así como, potencialmente, otras empresas situadas ya en el Chapela, y a la propia terminal de contenedores del Puerto de Vigo. “Resulta fundamental hacer un esfuerzo de entendimiento y planificación para dar una rápida solución que permita, no sólo resolver los problemas actuales, sino responder a las necesidades futuras del Puerto y las empresas asentadas en la zona, potenciando su conectividad y, por ende, su competitividad”, explican. 

La Cámara de Comercio aboga, pues, por el diálogo entre las administraciones involucradas, para alcanzar “cuanto antes” una solución que permita, a un tiempo, liberar de tráfico pesado a las vías urbanas, y hacer posible un acceso seguro y directo de las mercancías a las áreas y empresas afectadas. Ello sólo será posible con “voluntad de entendimiento y teniendo en cuenta a vecinos y empresas de transporte”, así como las necesidades derivadas de las empresas instaladas en el área y las de la propia actividad portuaria.