Buscar
16:43h. Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Informe de UGT Galicia

Los asalariados gallegos perdieron 1.211 millones de euros desde 2007

UGT-Galicia ha analizado el reparto de la riqueza, con un desglose del PIB en términos de renta, en los últimos 15 años. Su informe concluye que si en el año 2000 la población asalariada de Galicia percibía el 46,5% del PIB y el empresariado el 43,4%, en la actualidad se ha dado la vuelta a este dato: los asalariados perciben el 44,5% del PIB y las empresas el 45,3%.

Para UGT-Galicia, resulta evidente que el reparto del PIB empeoró claramente para los salarios frente a la ganancia considerable del excedente y de las rentas mixtas en relación al PIB. "Existe un claro transvase do que saen gañando as rendas empresariais", apunta el sindicato en un comunicado.

Aunque sería razonable pensar que con la crisis se reduciría la cantidad total de salarios y beneficios, no fue así en términos agregados. Si se compara el montante total destinado a los trabajadores en los años 2007 y 2015 se observa una reducción del 4,6%, mientras que los excedentes aumentan un 2,1%. En términos absolutos, los salarios perdieron 1.211 millones de euros en el período de crisis y los excedentes ganaron 523 millones de euros.

Desde UGT-Galicia se insiste, una vez más, en que los trabajadores han sido "os grandes pagáns dunha crise que eles non xeraron" y en que las grandes culpables de esta situación han sido las reformas laborales y de la negociación colectiva.

Para el sindicato, urge cambiar este modelo de crecimiento "inxusto e desequilibrado", que está incrementando la desigualdad y la pobreza. Para ello, propone potenciar el empleo de calidad, los salarios dignos, reforzar la protección social y cambiar el actual modelo productivo, en línea con las 20 actuaciones urgentes por el progreso y el bienestar social que proponen los sindicatos UGT y CCOO a los partidos políticos.

También se observa que en una fase de expansión económica como la que se vive a partir del año 2014 los salarios siguen sin crecer como deberían. "A actividade crece, medra o emprego pero a mala calidade do mesmo e o deterioro das condicións laborais que produciron as reformas do 2010 e do 2012 fan que os salarios non aumenten en consonancia", apuntan. "Non é posible que os salarios sigan conxelados ou caendo, cando o PIB crece a un ritmo case do tres por cento", añaden.

Una situación que impide que se recupere la demanda, y en consecuencia, se frena la creación de empleo. Paralelamente, los bajos salarios, junto con los recortes en el sistema de protección social y en los servicios públicos esenciales, son responsables del aumento de los niveles de pobreza y de exclusión social nos últimos años. En el 2014, último dato disponible y facilitado por el IGE, el 22,11% de la población en Galicia se encontraba en riesgo de pobreza o exclusión social.

Además, mientras los salarios disminuyen, las empresas ven como se reducen sus aportaciones a las arcas de la Seguridad Social, lo que está contribuyendo a aumentar el déficit de esta institución esencial para el sistema de protección social, concluye el sindicato.